Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fresca pero mortífera (Pobla 1-0 Ascó)

Una Pobla dinámica y contundente supera al Ascó por la mínima para seguir líder de Tercera

Juanfran Moreno

Whatsapp
Sergio Montero fue el autor del gol frente al Ascó. Foto: Diari

Sergio Montero fue el autor del gol frente al Ascó. Foto: Diari

Pasan los partidos y la Pobla sigue coleccionando exhibiciones con una facilidad rutilante. Da la sensación de que estamos ante una camada de futbolistas a tener muy en cuenta para el primer equipo en un futuro inmediato. Juntan su talento individual para construir un equipo coral capaz de dominar los partidos en todas las facetas. Ayer, los de Alberto Gallego tumbaron a un Ascó que plantó cara, pero que le faltó profundidad en los primeros 60 minutos y fortuna en la media hora final.

Alberto Gallego decidió dar entrada a Jesús López en la medular junto a Oscar Sanz. El objetivo era el de poblar el centro del campo con dos futbolistas inteligentes, polivalentes y  con una madurez impropia de su edad. En sus pies pasó todo el fútbol del filial grana. En fase ofensiva circularon el cuero con una velocidad determinante, mientras que en fase defensiva le dieron una consistencia a la Pobla que sacó de quicio a los hombres de ataque del Ascó, constantemente cortocircuitados.

No intenta uno dar ideas, pero comparando el rendimiento de estos futbolistas y el de los centrocampistas del primer equipo, quizás es tiempo de valientes. Hay dos categorías de diferencia, son inexpertos, pero oigan, excusas se pueden encontrar miles, pero también argumentos firmes sobre el terreno de juego.

No obstante, en la primera mitad imperó la igualdad con dos equipos que intentan tener el balón y encontrar grietas en la defensa rival. En todo caso, los futbolistas todavía estaban frescos y las ayudas eran permanentes. Ante ese contexto, las ocasiones de gol no aparecieron, al menos en los primeros 45 minutos.

En la segunda mitad, la Pobla cogió el testigo desde el primer minuto. El filial grana volvió a poner en escena un fútbol dinámica, atrevido, ofensivo y sobre todo pragmático. Fluidez y contundencia para amenazar de manera constante la portería del Ascó. De hecho, los granas se pudieron adelantar en el marcador con dos claras ocasiones.

La primera fue para Oscar Sanz, quien envió un balón al palo a la salida de un córner y la segunda fue para Joel Marín, quien en una jugada individual de tremenda calidad colocó un balón en la escuadra que sacó con acierto Eudald.

El Ascó resistió dos embestidas, pero en la tercera ya no pudo hacer nada. Alberto García peleó un balón en las trincheras rivales que ganó y soltó con electricidad para que Sergi Montero se plantará ante el meta asconense y le batiera con una naturalidad imponente. La Pobla recibía el premio en forma de gol a la gran puesta en escena que había tenido tras la reanudación.

Con el paso de los minutos y con el marcador de lado local, el Ascó se lanzó al ataque buscando el empate a la desesperada. Lo cierto es que generó peligro a base de corazón. Encontraron la receta para hacer daño a la Pobla. Balones a banda y desde allí centros al corazón del área, escenario donde el control mengua.

El conjunto visitante tuvo el empate en dos claras ocasiones. La primera llegó en el 75’, cuando Sardá conectó un remate de primeras en el área que sacó de manera magistral Cordero, un guardameta que sigue demostrando estar a un nivel excelso en sintonía con el resto del equipo.

Sin embargo, la ocasión más clara llegó en el 84’, cuando Xavi Jaime conectó un cabezazo en plancha que se estrelló en el larguero. A la Pobla le sonrió la fortuna en los instantes finales, pero ya saben lo que dicen, la suerte suele caer del lado de los vencedores. Y esta Pobla vence y convence.

Temas

Comentarios

Lea También