Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Fue ilusionante y todo un honor llevar la bandera»

La ex gimnasta Bito Fuster vivió la ceremonia desde dentro. Le comunicaron que era una de las elegidas el miércoles 

Francesc Joan

Whatsapp
Bito, la primera a la izquierda, portando la bandera de los Juegos Mediterráneos, seguida de García Bragado y Carme Rams; y a la derecha Duch, Fontana y Esteva. FOTO:  tarragona 2018

Bito, la primera a la izquierda, portando la bandera de los Juegos Mediterráneos, seguida de García Bragado y Carme Rams; y a la derecha Duch, Fontana y Esteva. FOTO: tarragona 2018

«Creo que a poca gente podía hacerle más ilusión ser una de las portadoras de la bandera de los Juegos Mediterráneos». Mientras habla Maria Teresa ‘Bito’ Fuster (Tarragona, 1974) sigue presa por la emoción al explicar cómo vivió la ceremonia de inauguración de Tarragona’2018. 

Bito, que llegó a ser campeona del mundo en modalidad de conjuntos (Atenas 1991) y bicampeona de Europa (Stuttgart 1992), fue una de las personas elegidas junto a los también deportistas provinciales Santi Esteva, Sylvia Fontana, Ramon Albert Duch y Carme Rams -los cuatro exparticipantes en Juegos Mediterráneos- y Jesús Angel García Bragado, siete veces olímpico y alcalde de la villa mediterránea de estos Juegos en los hoteles de PortAventura. 

«A mí me lo comunicaron el miércoles, y acepté de inmediato. He vivido estos Juegos desde el inicio; incluso fui a los de Pescara en 2009, pagándome el billete de mi bolsillo, para conocer de primera mano la magnitud de este acontecimiento al que entonces aspiraba la ciudad», detalla.

«Y por eso los estoy viviendo con enorme intensidad. En la ceremonia representé a los deportistas tarraconeses, pero también a toda esa gente que trabaja de forma altruista o profesionalmente en estos Juegos y que tantísimas horas le está dedicando para que todo salga bien».

La tarraconense se muestra satisfecha por cómo salió todo. «La ceremonia fue emotiva y por lo que me llega gustó en general. En el caso de los portadores fue además una experiencia bonita porque prácticamente nos conocimos todos allí», añade.

En su caso ya conocía al exmarchador García Bragado porque su expareja, Carmen Acedo (cuarta en la prueba individual de gimnasia rítmica de los Juegos Olímpicos de Barcelona’92), había sido compañera suya en la selección nacional.

Casualmente otra de las gimnastas con quienes compartió experiencias en su época como deportista de élite, Marta Pardos, era una de las responsables de la parte artística de la ceremonia, ya que en la actualidad ejerce como coreógrafa de Focus, la empresa encargada de la inauguración como también de la clausura de estos Juegos. 

«Cuando me planteaba cualquier duda he tratado de resolverla», dice Bito, que prestó su ayuda en todo momento. En esos preparativos de la inauguración su querido Nàstic se ha convertido en su segunda casa, colaborando con la sección de gimnasia rítmica del club grana que participó activamente de la ceremonia junto al Kalos y los centros escolares.    

Bito es tan polivalente en la estructura organizativa de Tarragona’2018 que, además de su participación en la inauguración, también ayudó al equipo de producción del programa Masterchef Celebrity que se rodó en la ciudad. Ahora, durante estos primeros días de los Juegos, realiza el apoyo en tareas logísticas y de acreditaciones en la villa mediterránea con las delegaciones. Hasta una semana antes del inicio de los Juegos coordinó el proyecto educativo.

Temas

Comentarios

Lea También