Más de Deportes

Fullana encuentra un nuevo hábitat

El medio balear apunta a actuar en el costado izquierdo como falso extremo

JUANFRAN MORENO MARCELO

Whatsapp
Francesc Fullana durante el partido de pretemporada frente al Girona este curso. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Francesc Fullana durante el partido de pretemporada frente al Girona este curso. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Francesc Fullana fue una de las incorporaciones estrellas del Nàstic la pasada temporada. Un futbolista de superior categoría que aterriza en la entidad tarraconense después de no encontrar la regularidad deseada en la Ponferradina en Segunda División. Su fichaje era estratégico y tenía el objetivo de darle un salto cualitativo a una sala de máquinas que añoraba la figura de ese mediocentro con capacidad de ordenar el juego mediante el balón.

Lo cierto es que la primera temporada de Fullana como grana no fue tan brillante como se esperaba. El mediocentro balear fue un jugador interesante, que ofreció actuaciones de buen nivel, pero que no terminó de encontrar en su juego de manera regular. No fue cuestión de verse arrastrado por un rendimiento colectivo que coleccionaba resultados positivos durante casi todo el curso, pero el camino para ello sí que no beneficiaba en nada al centrocampista.

Toni Seligrat era un técnico que no creía en la asociación y al que la medular la contemplaba como un arma defensiva más que ofensiva. Pocos balones pasaban por un centro del campo que tenía que adaptarse al vértigo en el que se arropaba por aquel entonces el equipo.

Este año será el segundo de Francesc Fullana como jugador del Nàstic. Durante las primeras semanas de mercado de verano hubo rumores de que el Andorra andaba tras sus pasos. Sin embargo, la única realidad es que nunca ha pasado por la cabeza ni del club grana ni del jugador balear la idea de abandonar Tarragona.

Desde la entidad tarraconense consideran que Fullana es un futbolista importante, que debe marcar diferencias en la Primera RFEF y que este año alcanzará un pico mayor de forma con el cambio en el cuerpo técnico.

El balear es un jugador totalmente adaptado al vestuario, que considera el Nou Estadi el lugar ideal para su carrera en estos momentos y que también está convencido que esta temporada dará un salto de nivel en su juego.

Raül Agné es un técnico que arma un 4-4-2 en el que el balón no quema tanto. Exige a sus jugadores personalidad con él. Si la jugada demanda circulación, pues hay que dársela; si la jugada pide verticalidad, hay que dársela. Francesc Fullana siempre ha sido un mediocentro muy valorado en la categoría de bronce porque en su juego siempre han coincidido la intensidad sin balón y la capacidad de mando con él. Cuando tiene el cuero en sus pies es capaz de ordenar al equipo o filtrar un último pase, mientras que sin él trabaja a destajo.

Del Campo se hace con el medio

Todo apuntaba a que en el esquema del técnico de Mequinenza iba a ser el mediocentro ofensivo del doble pivote. El hombre encargado de bajar a recibir el balón en la base de la jugada y desde allí comenzar el ataque grana en estático. Sin embargo, el paso de los amistosos ha ido dejando entrever que la idea inicial se está modificando. Su rol lo está adquiriendo Pedro del Campo, mientras que el balear está partiendo desde el costado izquierdo en los últimos partidos.

No es una posición desconocida para él, puesto que en anterioridad en su carrera ya sabe lo que es jugar algo más pegado a la cal. Fullana no es un jugador que tenga una velocidad descomunal y busque el uno contra uno, pero desde el costado ofrece una serie de virtudes que Agné reclama en su esquema. El balear parte desde esa posición en fase ofensiva, pero termina ocupando pasillos interiores y dejándole el carril a Joan Oriol. Así consigue generar una superioridad evidente en el centro del campo junto a los otros dos mediocentros.

A nivel defensivo es un jugador con capacidad de desgaste que es capaz de saltar a la presión y replegar en ese 4-4-2 en bloque bajo cuando la jugada lo pide. Es un falso extremo en toda regla. Una posición que hace años atrás bordó Maikel Mesa en el Nou Estadi con Rodri como entrenador y en la que Francesc Fullana comienza a dar indicios de que puede destaparse.

La baja de Jannick Buyla por sanción en la primera jornada frente al Atlético Sanluqueño provocan que Fullana parta como favorito para ser el titular en la banda izquierda. Pol Ballesteros es la otra opción, pero el once inicial frente al Barça B que perfectamente podría ser el titular en tierras andaluzas dan pistas firmes de que el balear parece haber ganado la batalla por el costado zurdo.

Temas

Comentarios

Lea También