Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Fútbol: Experto en rivalidades

El lateral Iván Taranilla disfrutó de los derbis Pobla de Mafumet-CF Reus desde los dos lados
Whatsapp
Taranilla, en su etapa en la Pobla / Jugó en el Reus ocho temporadas.  Foto: DT

Taranilla, en su etapa en la Pobla / Jugó en el Reus ocho temporadas. Foto: DT

Iván Taranilla (Reus, 1984) ha exprimido los domingos de Pobla-Reus. Es voz autorizada. Vivió un millón de experiencias. Disfrutó en las dos escuadras. El reusense se siente más identificado con el equipo de su ciudad, en el que militó ocho temporadas además de cursar un máster en la cantera, aunque guarda cariño de su paso por el filial grana. En la Pobla ofreció servicio de 2006 a 2008, con Santi Coch en el banco.

Fue en el germen de lo que hoy es el club de preside Josep Mir. Con Taranilla y Coch, la Pobla logró el ascenso a Tercera en verano de 2007 y su relación con el Nàstic empezó a fluir. Iván siempre mantuvo como fiel escudero de viaje a Ferran Asensio, que vivió aquel ascenso como central tarraconense. Ferran forma parte de la secretaría técnica del Reus actualmente. Trazó un trayecto idéntico al de su colega.

‘Tara’, como siempre le han conocido en el vestuario, ya se había definido como un especialista de la banda izquierda. Tanto de lateral como de interior. Sus buenos números en el camino poblense en Tercera le dieron crédito. En aquella plantilla de Coch destacaban el mismo Ferran, Edu Oriol, Jordi Pitarque, Jaume Sobregrau, Iván Cristino o Albert Virgili. En los dos derbis frente al Reus de Calderé, el filial grana salió vencedor.

A Iván le sonó el teléfono en junio de 2008. Sergi Parés le invitó a volver a casa. No se lo pensó. Curiosidades del destino, en 2004, Natxo González le dio la alternativa con los mayores, con apenas 19 años. Se había postulado como diamante del fútbol base. Al lado de Sergi Masqué, con el que todavía comparte amistad estrecha. Eso sí necesitó salir del club para hacerse camino y volver a llamar la atención de los jefes. Lo consiguió.

En el Estadi formó parte de una generación de futbolistas que puso de nuevo al Reus en el escaparate. Se apuntó la titularidad en Níjar, el día que el equipo de Santi Castillejo regresó a Segunda B, en junio de 2011. En 2014 finalizó el ciclo en el club de su vida. Con un currículum brillante. Siempre el servicio del colectivo.

El Ascó y ahora el Jesús i Maria, de Primera Catalana, completan un final de carrera intachable. Taranilla no olvida su pasado. Por eso andará pendiente del partidazo de este sábado en la Pobla. Con los dos protagonistas en situaciones bien distintas a las que él vivió. «Los dos están ahora en Segunda B y eso es una buena noticia. Seguiré de cerca lo que pase, pero no podré ir, porque tengo un compromiso con mi actual club», admite el futbolista.

El futbolista zurdo también ejerce como formador de talentos en la Salle de Reus, donde además imparte como profesor. Su existencia se ha mantenido ligada al balón. Desde chico. Su carrera habla. Como sus compañeros de él. Con admiración.

 

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También