Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fútbol: Gerard Badia, en su mejor momento

El jugador de Horta de Sant Joan ha ampliado el contrato que le vincula al Piast Gliwice de la Primera División de Polonia hasta el año 2017. El ebrense es una pieza importante en el equipo
Whatsapp
Gerard Badia, jugador de Horta de Sant Joan, disputando un encuentro con su actual equipo, el Piast Gliwice de Polonia. Foto: Cedida

Gerard Badia, jugador de Horta de Sant Joan, disputando un encuentro con su actual equipo, el Piast Gliwice de Polonia. Foto: Cedida

Gerard Badia ha ampliado el contrato que le vincula al Piast Gliwice de la Primera División de Polonia hasta el 2017. El extremo izquierdo de Horta de Sant Joan, de 25 años, llegó a su actual equipo en el mercado de invierno de la temporada pasada (firmó por seis meses), y ahora se muestra feliz por seguir su vinculación con este conjunto. Él mismo explica que «cuando terminó la campaña 2013-2014, el club me ofreció renovar por un año más; es decir, hasta el final de la presente temporada. Antes de marchar de vacaciones y tras haber realizado una buena primera vuelta, la entidad se puso en contacto con mi agente y nos ofreció la ampliación». Gerard sigue explicando que «tras estar valorando la situación con la familia y con mi representante, decidimos aceptar la oferta».

El jugador de la Terra Alta tuvo propuestas de otras formaciones: «había equipos polacos que me querían fichar ahora en el mercado de invierno, ya que quedaba libre a final de temporada, y creo que por eso el Piast Gliwice quiso cerrar pronto mi renovación y de esta manera asegurarse mi continuidad». Gerard afirma que el hecho de prolongar su vinculación con este club hace que «esté contento, ya que el Piast Gliwice ha tenido mucho interés en mi desde el principio de temporada. Me siento feliz porque he recibido muchas muestras de cariño por parte de la afición, los empleados del club y amigos. Es el momento más feliz de mi carrera deportiva». Gerard también aclara que «no he recibido ninguna oferta desde España, pero debo decir que mi primera opción era Polonia; ahora mismo mi idea no era volver».

Pieza importante

Gerard reconoce que «cuando llegué el año pasado al equipo, al principio me costó adaptarme al once titular. Los resultados no eran buenos; mi nivel no era el que yo esperaba…pero faltando diez partidos, cambiaron al entrenador y vino el español Ángel Pérez García, lo que me sirvió para liberarme. Empecé a realizar buenos encuentros, los resultados comenzaron a llegar y salvamos la categoría». Esta temporada las cosas están yendo mejor, según explica el ebrense, «el principio fue duro, pero poco a poco el equipo fue mejorando. Ocupamos la décima posición a dos puntos del sexto. Estoy jugando todos los partidos; he dado seis asistencias y he marcado dos goles en liga». Además, el equipo de Gerard ha logrado resultados históricos, ganando al Legia de Varsovia y al Lech Poznan, empatando los dos encuentros al Wisla Cracovia….

Ahora, Gerard y sus compañeros se encuentran en pretemporada de invierno, en Turquía, a la espera de retomar la competición el 14 de febrero. El reto del bloque es colarse entre los ocho primeros, ya que después se juega una pequeña competición entre estos conjuntos para poder entrar en la Europa League y un equipo en Champions. Además, el Piast Gliwice está en cuartos de final de la Copa de Polonia, competición en la que el de las Terres de l’Ebre ha marcado dos goles.

A la hora de hablar del nivel de la liga que disputa, Gerard explica que «yo la comparo con la Segunda División española, aunque hay tres equipos que creo que podrían estar jugando en la Primera División de España: Legia de Varsovia (ahora está en octavos de la Europa League), Lech Poznan y Wisla de Cracovia». Gerard apunta que «hay terrenos de juego a los que van 7.000 personas, pero estadios en los que las cifras ascienden a 15.000/20.000».

La vertiente personal

Gerard está adaptado y explica que «soy amigo de todos en el vestuario, aunque siempre estoy más con los otros españoles. A pesar de todo, los polacos me quieren mucho. Nos comunicamos en español con los españoles, y después en polaco e inglés. El polaco es muy complicado, pero cada día voy entendiendo más cosas. Con el inglés he mejorado bastante, ya que llegué con el nivel muy bajo. Mi agente es polaco y yo me comunico con él en inglés sin problema». Al hilo de este tema, Gerard explica que «es gracioso cuando jugamos, porque combinamos varios idiomas y a veces no sabemos ni lo que decimos». Además del jugador de la Terra Alta, en Polonia también se encuentra Carlos Alós, ejerciendo de entrenador en el Pogon Siedlce: «deseo que realicen una buena segunda vuelta y que le vaya muy bien como técnico. Sé como trabaja y sé que hará un gran papel. Es un gran entrenador».

Aunque Gerard está lejos, confiesa que «sigo el fútbol ebrense. Tengo amigos que juegan en conjuntos de las Terres de l’Ebre y me gusta saber cómo les van las cosas. Al que más sigo es al Horta, el equipo de mi pueblo y de mi corazón, aunque sólo haya jugado con ellos de pequeño».

Cuando no está centrado en el fútbol, el de Horta de Sant Joan aprovecha para «estar con los compañeros españoles e ir a clases de inglés. Además, ahora quiero empezar clases de polaco». Si a nivel deportivo todo va sobre ruedas, en el ámbito personal Gerard también es feliz: «mi mujer, Gemma, está en l’Ampolla. A finales de marzo nacerá nuestra hija Valèria; la verdad es que estamos muy ilusionados. Es el mejor momento de nuestra vida. Gemma me apoya con lo que estoy haciendo y eso es lo más importante; me ayuda a hacer mejor mi trabajo. Cuando nazca la niña, ella vendrá aquí hasta que termine la temporada».

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También