Más de Deportes

Fútbol desde las raíces

El Sporting Granada de Reus fue fundado en 1984 como Alhambra C. F. por siete hermanos granadinos afincados en la capital del Baix Camp

Gerard Virgili

Whatsapp
Raúl Magdaleno, a la izquierda, junto a Antonio Pascual, portavoz del club. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Raúl Magdaleno, a la izquierda, junto a Antonio Pascual, portavoz del club. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El bar es de Vicente Magdaleno, presidente de este club de fútbol y cofundador del mismo junto a sus cinco hermanos. Pero es Antonio Pascual, portavoz y exjugador del equipo, con quien tomamos algo en una de las mesas del fondo. Él es quien nos enseña las copas del equipo y quien, ya antes de sentarnos a charlar, explica que el Sporting Granada de Reus vive cada año con más incertidumbre que el anterior debido a su falta de financiación. «Cada vez hay menos dinero, y hace años que no recibimos subvenciones del ayuntamiento. Esperemos poder tener equipo el año que viene», explica.

El club, que se fundó bajo el nombre de Alhambra Club de Fútbol Reus, nació en 1984 gracias al empeño de los hermanos Magdaleno: Mari, José, Antonio, Paco, Vicente, Manolo y Rosendo. Fueron los siete hermanos, propietarios de siete bares en la capital del Baix Camp, quienes hicieron posible con su dinero y esfuerzo que así fuera: tras montar un equipo para una liga hostelera, que gestionaron durante diversas temporadas, el capital y las ganas de competir a un nivel más exigente les animaron a dar el paso y crear así un club con aspiraciones más serias. No tardaron mucho en hacer de un equipo primerizo, un Alhambra que aterrizaba en tercera recién fundado, en un conjunto de Primera Regional con un proyecto sólido.

«Ten en cuenta que estamos hablando de un equipo que ha llegado a contar con más presupuesto que el Reus Deportiu», asegura Antonio Pascual. «Llegamos a fichar a un jugador por un millón de pesetas, que fue mucho para lo que se veía en la categoría. Éramos un Barça de Primera Regional», afirma. Fueron los años dorados de un club de origen humilde que logró ascender rápido y que mantenerse hasta que comenzaron a tener problemas para hacer frente a las exigencias de una liga de tal nivel.

Los siete bares de los siete hermanos fueron cerrando, y con ellos fue reduciéndose el presupuesto del equipo. Hoy en día queda solamente el Bar Amistad, el bar de Vicente, el único que ha vivido el cambio de nombre del club. Ahora es el Sporting Granada de Reus el que se debate por seguir adelante. «Ahora los que gestionamos y trabajamos en el cuerpo técnico, no cobramos nada: lo hacemos por nuestro amor por el fútbol y por el club».

El actual Sporting Granada, que lucha por la permanencia en Tercera Catalana, fue rebautizado en 2013 y con el nuevo nombre llegó un planteamiento más modesto y también más sacrificado. Manolo Sánchez, entrenador del equipo durante los últimos cuatro años, ha sabido mantener hasta el momento una categoría que pone a prueba las capacidades del equipo. Aunque cuentan con un buena propuesta y con jugadores de gran calidad, Antonio sabe que la situación es compolicada en este sentido: «Manolo llegó en un mal momento y lo sacó adelante. Estamos rozando el descenso, pero yo confío en que nos mantendremos».

De todos los bares solo permanece abierto uno y el presupuesto ha bajado considerablemente desde la fundación del club, pero la ilusión y las ganas que desprenden los encargados de mantener los engranajes en marcha siguen intactos. Antonio Pascual, aunque le conozcan como «el malaguita», lo tiene claro: «Granada son las raíces», explica, «pero Reus es nuestra casa. Llevamos aquí desde pequeños y al final es lo que más pesa».

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También