Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Futbolistas con pizarra

Aritz López Garai y Lluís Carreras, los técnicos de Reus y Nàstic, cambiarían su posición de entrenadores por volver a sentir la adrenalina del césped. Este domingo les tocará controlar todos los detalles del derbi desde la zona técnica

Diari de Tarragona

Whatsapp
Garai y Carreras, este mediodía en el banquillo del Estadi. Foto: Alfredo González

Garai y Carreras, este mediodía en el banquillo del Estadi. Foto: Alfredo González

Aritz López Garai y Lluís Carreras, los técnicos de Reus y Nàstic, vivirán el derbi alejados de ese césped que tantas veces pisaron en sus trayectos en activo y que tanto disfrute les otorgó. Hoy ven el fútbol desde un prisma más cerebral, más estrega, algo menos pasional. Mantienen la esencia del futbolista, hablan el mismo leguaje que sus discípulos, pero no se visten de corto. Desde el área técnica se desviven para intentar controlar los detalles probablemente en el deporte menos controlable que existe.

La soledad del entrenador les ha atrapado. Siempre han mantenido esa vocación táctica y ahora transmiten conocimientos a dos equipos que pelean por consolidarse en Segunda División. En todo caso, Carreras y Garai no dudan. “Me cambiaría por el jugador. Lo más bonito del fútbol es jugar, luego entrenar”, confirma el grana. El rojinegro añade “sentir esa adrenalina que te da el campo es algo único. Desde fuera lo ves de otra forma”. Los dos místers del derbi cuentan con algún lazo en común. Fueron centrocampistas de alto nivel, quizás la posición más rigurosa del fútbol.

Los dos escapan, eso sí, del exceso de ansiedad semanal. La euforia que rodea a un partido que, a fin de cuentas, vale lo mismo que el resto. “Sabemos que tiene un matiz especial, pero lo preparamos como el resto, para ganarlo”, admite Garai. “Es especial por lo que supone para las dos ciudades, tratas de restar ansiedad al jugador antes del partido” insiste Carreras. Para ellos, los precedentes anteriores e incluso el último partido no sirven como punto de partida. “No lo preparamos condicionados por la derrota ante el Almería, son dos partidos diferentes, como no preparamos el próximo condicionados por el resultado que obtengamos en Reus”, confirma Lluís Carreras. “Llegamos ayer de Lugo y hoy hemos realizado trabajo de recuperación, a partir de mañana empezaremos a fondo con el Nàstic, pero lo prepararemos con tranquilidad”, declara Garai.

El césped no es excusa

El aspecto irregular del césped del Estadi municipal no va a convertirse en coartada para ninguno de los técnicos. “A simple vista tiene buen aspecto, creo que va a estar bien”, comenta Carreras desde la posición de banquillos, cercana a la que va a ocupar el domingo, con un calor asfixiante de agosto. Garai, a su vera, añade que “lo cortaremos y lo maquillaremos para que esté de la mejor forma posible”. El técnico del Reus dispone de un dato demoledor a su favor. Ha disputado dos derbis contra el Nàstic como jugador, los de la temporada pasada. Acabaron con victoria rojinegra. En todo caso, no se moja con un resultado. “Acerté en el último, esta vez prefiero no decir nada”. Su colega, sin concesiones. “Me vale cualquiera con victoria del Nàstic”. En sus pizarras ya han dibujado el esbozo del éxito.

Temas

Comentarios

Lea También