Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Garbiñe Muguruza, la número 1 mundial que triunfó en Tarragona

La hispano-venezolana se proclamó campeona de Catalunya alevín y cadete en 2005 y 2009 en el Club Tennis Tarragona. Sus hermanos, Igor y Asier,  jugaron dos años en el equipo del club 

Francesc Joan

Whatsapp
Garbiñe Muguruza, durante el torneo de Cincinatti disputado a finales de agosto donde se alzó con el título ante Simona Halep. Foto: EFE

Garbiñe Muguruza, durante el torneo de Cincinatti disputado a finales de agosto donde se alzó con el título ante Simona Halep. Foto: EFE

«Viéndola en pista enseguida se apreciaba que era una tenista que apuntaba maneras. Por su juego, sus golpes, por la corpulencia que ya tenía entonces... El comentario era que posiblemente llegaría muy arriba». En el Club Tennis Tarragona difícilmente olvidarán el paso por sus instalaciones de Garbiñe Muguruza (Caracas, 1993). Y mucho menos después de que la hispano-venezolana se haya aupado hasta el número uno del tenis mundial, que estrenará precisamente este miércoles en el torneo de Tokyo.

La jugadora que ahora acapara todas las miradas del circuito femenino escribió una pequeña parte de su historia en la entidad de Cala Romana. En sus pistas, con 11 años, ganó en 2005 el título de campeona de Catalunya alevín. Ya entonces los aficionados tarraconenses que fueron testigo de aquel campeonato apreciaron lo bien que le pegaba a la bola aquella niña a quien, con seis años, su padres habían traído desde Venezuela hasta Catalunya para que se formara en la academia Bruguera, ubicada en el CT Can Via de Barcelona. 

Igor y Asier Muguruza, junto a la pequeña Garbiñe justo cuando la ahora número 1 empezaba a jugar
a tenis. Foto: Twitter Garbiñe Muguruza

Una curiosa relación

La relación de Garbiñe con el club tarraconense venía de unos años antes. Casualidades de la vida, sus dos hermanos mayores, Igor y Asier, jugaron en 2002 y 2003 en el primer equipo del Club Tennis Tarragona. «Ellos tenían 19 y 18 años, buscaban algún equipo en el que foguearse y les acabamos fichando», explica quien entonces era el capitán del primer equipo, Eusebi Alcaine. «Era complicado que pudieran tener un sitio en los clubs de Primera División de Barcelona de la época, y la academia de Bruguera donde entrenaban no tenía equipos propios. Nuestro perfil de club de Segunda con aspiraciones y cercano a Barcelona les encajaba a la perfección», añade.

Esa circunstancia hizo que la propia Garbiñe acudiera a menudo con sus padres hasta el propio club para verles jugar. «La familia al completo pasaba el día aquí. Garbi (como la llamaban) tenía nueve años. Siempre venía con su raqueta. Y acabábamos peloteando juntos en pista en más de una ocasión», recuerda el propio Alcaine.

Muguruza también levantaría en el Club Tennis Tarragona en 2009, con 15 años, el título de campeona de Catalunya cadete, tras imponerse en la final a Andrea Lázaro. Esa misma temporada se proclamaría subcampeona absoluta catalana, demostrando ya su potencial entre las tenistas que habían alcanzado la mayoría de edad. Cerraba así una etapa en la que, desde 2004, había ganado de forma consecutiva el certamen autonómico en todas las categorías base, desde sub11. 

Pere Ll. Bergadà, Garbiñe, la directiva del CT Tarragona Carme Durán y Andrea Lázaro (finalista), tras
el catalán cadete de 2009. Foto: CT Tarragona

La carrera hacia el profesionalismo de la tenista del CT Barcino estaba ya lanzada. Tras aquellos campeonatos Garbiñe empezó a jugar ya sus primeros torneos ITF en busca de puntos para progresar en el ránking mundial femenino. Uno de los primeros que disputó, gracias a una wild card, fue el de Tortosa -del 26 al 31 de mayo de 2009-, sobre tierra batida y dotado con 10.000 dólares. 

Sin suerte en Tortosa

La suerte le fue esquiva a Muguruza, que cayó en primera ronda ante la china Li Xi (4/6 y 3/6) diez días después de haber disputado en Turquía su primera final individual internacional frente a la británica Amanda Carreras, que venció por 5/7 y 5/7.

Fue cinco meses después, en octubre de ese mismo 2009, cuando Garbiñe conquistó su primer título ITF. Fue en dobles, en Les Franqueses del Vallès, sobre pista dura y al lado de la mexicana Jimena Hermoso. Batieron a la israelí Mishor y a la alemana Zaja por un doble 6-2. Unas semanas antes ambas habían mordido el polvo en la final de Lleida (ante la georgiana Kratsabaia y la rusa Tsybysheva, 3/6 y 2/6).

En 2009, con 15 años, ganó el catalán cadete en las pistas del Club Tennis Tarragona.
FOTO: Jordi Ramos/Federació Catalana de Tennis

Precisamente el tándem que formó con la mexicana supone otra de sus conexiones con Tarragona. Jimena estuvo afincada en la ciudad entre 2010 y 2013 (entrenaba en el Nàstic sobre tierra batida y en Roda de Barà en green set) y tuvo como entrenador en aquella época a Lluís Yebra, el actual presidente en Tarragona de la Federació Catalana de Tennis.  

Fue el entrenador de Garbiñe hasta los 18 años, Alberto López, quien provocó que se conocieran. «Alberto me pidió un día que subiéramos a entrenar a Can Via, en Barcelona, con una joven pupila suya que prometía mucho,  dos años menor que Jimena. Y enseguida vimos que aquella chica tenía un enorme potencial», recuerda el propio Yebra. 

El tenis marcaría luego de forma distinta el rumbo de ambas: Jimena acabó retirándose hace unos años -tras alcanzar como mejor ránking el puesto 330 acabó montando su propia academia en México-; Garbiñe es hoy la número uno mundial.

Temas

Comentarios

Lea También