Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes TRAVESÍAS

Gerard Anton, el aventurero anfibio

El intrépido deportista tarraconense realizará una travesía de 250 kms. en Groenlandia, en solitario y en autosuficiencia. Combinará el trekking a pie con el packraft, un pequeño caiac hinchable para cruzar los fiordos

Francesc Joan

Whatsapp
Gerard Anton, el aventurero anfibio

Gerard Anton, el aventurero anfibio

Imagínese que le dejan en un recóndito lugar de la Tierra. Deshabitado. Parajes salvajes, glaciares, ríos y usted. Completamente solo. Sin caminos ni señales. Donde las temperaturas oscilan entre los 0 y los 10 grados positivos. El punto de partida de una travesía de unos 250 kilómetros que deberá realizar durante 15 días para encontrar presencia humana y poder volver a casa. Todo ello cargando a su espalda una mochila de unos 20 kilos de peso con una tienda, varias prendas de ropa, comida liofilizada, algunos utensilios y un pequeño caiac deshinchable para poder cruzar los fiordos, con icebergs flotantes, que deberá sortear durante su ruta.  ¿Se atrevería con un reto así? Con el peligro a perderse, a caer al agua helada, a pinchar la embarcación, a sufrir algún percance de salud, a quedarse sin comida......

La mayoría respondería 'no'. Sin embargo quien ya lo tiene todo a punto para iniciar tal aventura en Groenlandia es Gerard Anton (Tarragona, 1984).  La llevará a cabo del 31 de julio al 18 de agosto y la ha bautizado como Tasermiut Packraft, el nombre que reciben el quizás más conocido fiordo de la isla y el caiac de aguas tranquilas que se convertirá en su imprescindible e inseparable compañero de viaje.

Dos años de preparativos

«Llevaba dos años pensando en realizar alguna aventura ‘distinta’ en Groenlandia, desde que acabé la Volcanofatbike en Islandia, donde me encontré a demasiada gente, y por eso ahora quería algo solitario, donde primara la autosuficiencia», resume Guerra, acostumbrado por anteriores experiencias a ser autónomo (en 2012 corrió la durísima John Muir Trail estadounidense); al trekking (en 2014 y 2016 estuvo en Nepal) y al frío (en 2014 estuvo en el Ártico).

La ruta, ideada por un holandés en 2013, arrancará en Narsussaq, una antigua base militar americana de la Segunda Guerra Mundial. Desde allí Gerard emprenderá su aventura hacia Nonartalik con una mochila en la que transportará todo los enseres necesarios para poder acometerla.

Materiales ultraligeros, ya que va a cargar con ellos durante 15 días a sus espaldas, pero a la vez resistentes y fiables que le han obligado a rastrear a fondo el mercado internacional para poder encontrarlos. Desde la tienda de campaña (sólo pesa 600 gramos cuando las convencionales son de entre dos y cuatro kilos) al saco de dormir (un quilt de 100 gramos), pasando por la mochila, de 80 litros y  completamente estanca por si le llegara a caer al agua o por si le sorprende la lluvia (en Groenlandia llueve uno de cada tres días en este época).

En total deberá cargar con 20 kilos incluyendo el packraft, que únicamente pesa 1,5 kilos y está concebido precisamente para poder llevarlo a cuestas ya que se hincha (con una bolsa) y deshincha en un instante. 

El aventurero tarraconense, durante sus entrenamientos. FOTO: Cedida

Una embarcación peculiar     

«La desventaja es que con él sólo puedes navegar a tres kilómetros y medio por hora mientras que con un caiac alcanzarías los 10 km/h pero en contrapartida pesa 45 kilos», explica Gerard sobre esta pequeña embarcación ideada en los años 90 en Alaska que se comercializa desde 2002, en ambos casos precisamente para poder realizar travesías de este estilo. 

Materiales todos ellos que se ha costeado de su propio bolsillo, aunque también agradece el apoyo de los fabricantes del saco y ropa de pluma que utilizará, Cumulus, y de sus gafas de sol, Salice.

Sin olvidar la comida, completamente liofilitzada en su totalidad que le obliga a llevar consigo una máquina deshidratadora además de un hornillo de titanio. Y lo más importante, un dispositivo satélite -alimentado por placas solares- para que puedan seguirle en todo momento y acudir a su rescate si le surgen problemas.

Temas

Comentarios

Lea También