Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Gerard Valentín: 'Cuando llegué al Nàstic era puro instinto'

Entrevista al defensa del Nàstic

Jaume Aparicio López

Whatsapp
Gerard Valentín ayer en la grada del Nou Estadi después de la sesión matinal preparando el partido ante el Mallorca. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Gerard Valentín ayer en la grada del Nou Estadi después de la sesión matinal preparando el partido ante el Mallorca. FOTO: LLUÍS MILIÁN

A Gerard Valentín (Girona, 28/07/1993) le persigue la sombre de las lesiones. Una rémora que quiere sacudirse con los números en la mano. Es el quinto futbolista de la plantilla con más minutos y solo se ha perdido cuatro encuentros por lesión. Sin embargo, con Juan Merino no está encontrando la regularidad. Gerard trata de adaptarse cuanto antes a la posición de carrilero para poder reafirmarse.


- ¿Cómo está el vestuario después del tropiezo del domingo ante el Almería? - Jodido, porque sabíamos que era un partido que marcaría si cogíamos aire o seguíamos en la lucha. Fue un partido ajustado, de 0-0, que igual podías ganar que perder. Esta vez la pelota cayó de su lado y se llevaron los tres puntos.

- ¿Ha sido más fácil de digerir que la del Elche? - La del Elche fue más dolorosa. Sobre todo por el resultado con el que te vas al descanso. El equipo no estuvo tan mal para ir perdiendo 0-3 pero la sensación es que te han pasado por encima. El otro día fue un partido igualado hasta el último.

- Habéis visto el vídeo. ¿A qué atribuís la derrota? - Aunque ganásemos 2-0 siempre hay cosas a mejorar. Momentos que tienes que decidir y no lo haces bien. En todos los partidos puedes hacer un vídeo de errores.

- Da la sensación que ahora os sentís más cómodos fuera de casa en el Nou Estadi. - Si quitas el partido ante el Elche tampoco hemos hecho tan malos partidos en casa. Si comparas los partidos de Almería y Valladolid fueron dos encuentros muy igualados en los que un detalle decantó el resultado.

- Te está costando coger la titularidad de manera regular con Merino. Y eso que la figura de carrilero parece que te encaje como anillo al dedo. - No tengo queja del míster. Siempre he jugado de lateral aunque no puedo negar que me siento cómodo de carrilero. Es un sistema nuevo para todos y estamos intentado adaptarnos para sacarle el máximo rendimiento.

- ¿Qué es lo que te está costando más dominar? - Escoger el momento para subir o resguardar. Si eres lateral, defiendes más, si juegas en banda, atacas más y como carrilero haces las dos cosas. Por eso tienes que ser preciso a la hora de tomar decisiones sobre subir o quedarte.

- ¿Qué te está impidiendo encontrar la regularidad? - He arrastrado molestias en la misma zona que el año pasado y decidimos asegurar y no forzar para reforzar la musculatura. Esa sensación de que parezca que hubiera desaparecido del mapa es consecuencia de esas molestias.

- Las lesiones te han martirizado durante los dos años y medio que llevas en Tarragona. - Desde que llegué a Tarragona las lesiones han sido uno de los temas que más sufrimiento me ha dado.

- ¿Has encontrado alguna fórmula para evitar las lesiones? ¿Un cambio de trabajo? - He encontrado una manera para fortalecer la zona para reducir los riesgos de que se repitan.

- Estas lesiones han creado la sensación de fragilidad. Pero este año eres el quinto jugador con más minutos de la plantilla (1.624). - Siempre digo que este año me he perdido cinco partidos, como mucho, por lesión. Dos en la etapa de Vicente –y otro por sanción– y con Merino tres. Hay el rumor en el ambiente de que me lesiono mucho pero este año no estoy teniendo tantos problemas. Toco madera.

- Se habló mucho también de las expulsiones. Ese ímpetu que te hacían perder los estribos. -Nunca antes me habían expulsado. Admito que en la Copa del Rey no calculé bien. Pero en Almería fueron dos amarillas tontas. Aprendí la lección.

- ¿Con qué te quedas del tiempo que llevas en Tarragona? - He estado dos años magníficos. A nivel personal he aprendido mucho. Cuando llegué de Olot era todo instinto y físico y con el ascenso de categoría, los rivales tienen un punto más de físico y necesitas otras cosas que no tenía que he aprendido de Vicente y de Juan. Mi primer año, Vicente me enseñó mucho.

- Copa Catalunya, Olot, ante el Girona. ¿Mejor, imposible? - Jugué una eliminatoria de Copa Catalunya con el Girona cuando aún era juvenil en el campo del Manlleu. Nos eliminaron y me quedé con mal sabor de boca. Así que ganarla en Olot con mi madre y mis amigos en la grada fue muy bonito la verdad.

Temas

  • DEPORTES

Lea También