Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes ATLETISMO

#GoGaliGo to Tokio

La maratoniana vallense Marta Galimany y su entrenador y pareja, Jordi Toda, verán cumplido el sueño de competir en unos Juegos Olímpicos. Es el premio al esfuerzo y planificación

Francesc Joan

Whatsapp
Marta Galimany, con el trofeo de vencedora que le entregaron nada más cruzar la meta del maratón de Sevilla. FOTO: Diario de Sevilla

Marta Galimany, con el trofeo de vencedora que le entregaron nada más cruzar la meta del maratón de Sevilla. FOTO: Diario de Sevilla

#GoGaliGo. Jordi Toda motiva a menudo a Marta Galimany con esa frase. Ya sea de viva voz, mientras la acompaña en sus entrenamientos, o a través de las redes sociales. Jordi programa la temporada y planifica al detalle cada una de las sesiones; Marta ejecuta sobre el tartán o el asfalto. La fórmula le ha funcionado a las mil maravillas a esta pareja -también en la vida real- desde el primer maratón que la atleta de Valls corrió en Rotterdam en 2017.

El sueño compartido de ambos era llegar algún día a los Juegos Olímpicos. Y ese deseo será al fin realidad. Marta logró ayer la marca mínima en Sevilla, donde firmó un fantástico crono de 2 horas, 29 minutos y 2 segundos que además le valió para adjudicarse el Campeonato de España de la especialidad.

La marca, que rebaja en 28 segundos la mínima olímpica exigida (es de 2.29.30 h.) y supone  marca personal para la fondista del FC Barcelona, culmina una trayectoria de muchísimos kilómetros en sus piernas y horas de entrenamientos sobre todo en la pista de El Fornàs de Valls y sus alrededores, pero también en el Port de Tarragona e incluso en el apacible Delta de l’Ebre.

Galimany, de 34 años, llegaba en un espléndido momento de forma al maratón de Sevilla. Un mes atrás incluso tomó parte en la media maratón hispalense para testar buena parte del recorrido.  Entonces ya demostró su buen estado de forma al ser segunda con un crono de 1.11.13 h. que supuso su mejor marca personal y récord de Catalunya de la distancia, hasta entonces en poder de Eva Sanz desde 2003 (1.11.53 h., en Sitges).
 

Marta Galimany logra la mínima olímpica y el título de España de maratón

La fondista de Valls Marta Galimany ha logrado este domingo la marca mínima para los Juegos Olímpicos de Tokio'2020 en maratón después de firmar en Sevilla un fantástico crono de 2 horas, 29 minutos y 2 segundos.

Pero faltaba confirmarlo, ahora en el maratón. Para ello la acompañaba una liebre de lujo, Pablo Villalobos, después que Roger Roca se autodescartara hace unos días a causa de una lesión.

La vallense se quedó sin rivales por el título nacional alrededor del kilómetro 30 y debió luchar contra el reloj en solitario, con la inestimable ayuda de Pablo Villalobos, en busca de su objetivo.

Estaba mentalizada y preparada para ello. Y lo logró, no sin sufrir, en un final en el que le sobraron 28 segundos. Fue undécima en meta y primera española. Compartió el podio del estatal con Aroa Merino (17ª con 2.36:04) y Mercedes Pila (19ª con 2.42:56).

Antes de este maratón de Sevilla Marta Galimany estaba a 44 segundos de la mínima olímpica, después de firmar una buena marca de 2.30.14 h. el 7 de abril de 2019 en Rotterdam. Ese crono supuso entonces para ella una rebaja de cuatro minutos y dos segundos respecto a su anterior plusmarca; la décima mejor marca española de la historia y la mínima para el Mundial de Doha, donde el pasado 28 de septiembre  fue decimosexta y primera europea con 2.47.45 h. en una carrera durísima, marcada por el calor, que sólo finalizaron 25 de las 68 inscritas.

Con anterioridad a los maratones de Doha y Rotterdam de 2019 Marta había corrido también en Berlín en 2017 (2.34.16 h.) y de nuevo en la ciudad alemana en 2018 con motivo del Campeonato de Europa (2.38.25 h.).

La atleta del  Barça, de 34 años, disputó en Sevilla el quinto maratón de su trayectoria

El maratón de Sevilla disputado ayer, que está considerado como el más plano de Europa y tiene el distintivo Gold Label Road Race que le mantiene entre los maratones de referencia del mundo, fue ganado por la ugandesa Juliet Chekwel con un crono de 2h23:14, récord de la prueba. 

Galimany, a la izquierda, al arrancar la prueba. FOTO: Diario de Sevilla

Las potenciales ganadoras de la prueba femenina se redujeron a tres poco después de la media maratón, cuando la ugandesa Juliet Chekwel, debutante en la distancia, se escapó en compañía de las etíopes Gada Bountu y Sifan Melaku, con las que corrió en cabeza hasta muy cerca del kilómetro 40.

Antes de esa última referencia, Chekwel soltó casi sin cambiar de ritmo a sus perseguidoras y voló hasta la meta para pulverizar (2h23:14) el récord de la prueba que había fijado en 2019 la etíope Gutemi Shone en 2h24:29

Las otras dos corredores del podio, Bountu (2h23:39) y Melaku (2h23:49), también estuvieron por debajo de la plusmarca de Shone, igual que la cuarta clasificada la keniana Josephine Chepkoech y la quinta, la peruana Gladys Tejada, cuyo 2h27:08 se quedó a veinte segundos del récord sudamericano que ostenta desde 2014 su compatriota Inés Melchor.

Temas

Comentarios

Lea También