Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Goleada terapéutica para el Reus

Los rojinegros superan con solvencia al Arenys gracias a un buen segundo tiempo. Marín, con tres dianas, el goleador de la noche

Marc Libiano

Whatsapp
Casanovas, Bancells y Marín celebran un gol. foto: Alba Mariné

Casanovas, Bancells y Marín celebran un gol. foto: Alba Mariné

El Reus todavía no deleita, pero probablemente ante el Arenys no era día. Noche incómoda, tras una semana de rechazo y exceso de frío en el templo. Los de García lo solucionaron como suelen hacerlo los expertos empresarios. Ante la ausencia de brillantez, practicidad. Les costó descoser a un enemigo sin encanto, pero inyectado de exceso de entusiasmo. La puesta en escena preocupó. Mejoró el Reus en el desenlace. Entero, firme, sin espacios para las bromas. La goleada sirve para restaurar creencias y para mirar al frente. Está obligado el equipo a dar un par de pasos hacia adelante. Con o sin Àlex Rodríguez, todavía ausente por inclemencias físicas.

Marín agitó la noche pronto, en uno de esos goles que sólo él inventa, enredando por detrás de la portería. Encuentra la grieta donde no la hay. Los enemigos estudian mil y una veces ese movimiento en el vídeo. Marín lo ha convertido en casi indefendible. El 1-0 apareció a los siete minutos, el paisaje que soñó el Reus para evitar el miedo. Marín tardó un telediario en perforar el sistema nervioso del Arenys, demasiado tierno. En una diagonal armó la cuchara y envió la pelota al ángulo. El capitán estaba desatado. 

Marc Torra conduce una bola ante dos rivales. Foto: Alba Mariné

El torrente de hambriento de Marín se paralizó cuando golpeó el Arenys, en un remate lloroso de Pérez. El 2-1 atascó al Reus, confundido, excesivamente ansioso. García había preferido a Salvat en el quinto para jugar más por dentro, con un interior especialista. Sacrificó a la rotación a Bancells, aunque problema del Reus tuvo que ver más con la confianza. Consumió el primer tiempo de forma discreta, con Ballart actuando más de lo previsto. Torra, en la otra orilla, no acertó en un mano a mano ante Rivero. La mínima ventaja coronó el respiro, con más problemas por solucionar que confort y disfrute. 

Lo encaminó el Reus con un segundo parcial más geométrico, donde tomó la jerarquía del juego en cualquiera de sus registros. Sin adornos, pero más cercano a la tipografía de equipo que pretende. En esa búsqueda, Torra insistió hasta que halló un penalti estético, había conectado con Casanovas. Éste, un artesano del oficio, convirtió el 3-1 con la pala y el paisaje se aclaró. El Arenys no abandonó jamás el fortín defensivo que había planteado. Opuso resistencia gracias a su espíritu de hermandad. Marín no secuestró la precisión en un directa que había gestado Torra. El Reus aprovechó la superioridad numérica posterior para cerrar el resultado. Fue Marín, con una pala demoledora. Salvat añadió eficacia a una noche terapéutica.

Ficha Técnica

Reus Deportiu. Ballart, Casanovas, Salvat, Marín y Torra. También jugaron: Bancells y Jan.
Arenys. Rivero, Cusachs, Bolcato, Pérez y Roca. También jugaron: Galán, García, Illa.
Goles. 1-0, Marín 86’), 2-0, Marín (8’), 2-1, Pérez (9’), 3-1, Casanovas (35’), 4-1, Marín (39’), 5-1, Salvat (42’).
Árbitros. Valverde y Lapedriza. Azul para el jugador visitante Bolcato.

Temas

Comentarios

Lea También