Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Gus Ledes y Ricardo Vaz, la conexión Portugal del CF Reus

Los dos jóvenes lusos impulsaron al equipo rojinegro en el derbi con un rendimiento excelente. Comparten nacionalidad y tiempo libre fuera del fútbol

Marc Libiano

Whatsapp
Gus Ledes y Ricardo Vaz, junto a Rapha Guzzo. Foto: Cedida

Gus Ledes y Ricardo Vaz, junto a Rapha Guzzo. Foto: Cedida

Mientras Gus Ledes (Braga, 1992) mimaba el balón con la diestra y la zurda a partes iguales, los movimientos explosivos de Ricardo Vaz (Cascais, 1994) provocaban descargas eléctricas y algún grito ensordecedor. Fue el domingo, ante los ojos de un Estadi repleto y en una fecha fetiche en el calendario. El derbi ante el Nàstic les situó en el foco. Hablamos de dos tipos con hambre para comerse el futuro. Dos futbolistas en pleno proceso de progreso, no han alcanzado todavía la cima del Everest. Ricardo y Gus mantienen muchas más cosas en común de las que podrían imaginar. Comparten nacionalidad con orgullo y defienden la misma patria. Se llama CF Reus, de color rojinegro, para evitar confusiones.

Gus gobernó el partido mientras su físico le acompañó. Su aparición en la casa de acogida que le va a proteger esta temporada resultó deslumbrante. Fue un futbolista muy influyente para el Reus. De personalidad para tomar el balón y asociarse, para investigar cómo romper líneas y hacer más fácil la vida de sus compañeros, adornó la puesta en escena con un gol para el recuerdo. Gus acabó el derbi devorado por la fatiga. En esos instantes de auxilio sujetó al Reus la energía de Ricardo, que probablemente completó su mejor noche en el Estadi.

Vaz convirtió el descaro en una forma vida. Asomó con una frecuencia interesante acostado a la banda izquierda, aunque sus prestaciones sumaban méritos en cada rincón del ataque. Por dentro y por fuera. Generó un desequilibrio de magisterio para el Reus, que se arropó en él cuando el rival exigía. Ricardo culminó su obra fabricando un penalti asombroso. Tres Roulettes le sirvieron para esquivar enemigos. En la última maniobra cayó en el área, derribado por el cuerpo de armario de Perone. Querol no le recogió el favor y el derbi finalizó tal y como había empezado. Empate y a seguir.

Desde que Reus ha juntado sus vidas este verano, Gus y Ricardo comparten tiempo libre cuando el ocio reclama su espacio. Suelen visitar Barcelona acompañados de Raphael Guzzo. Probablemente se ocupan de arroparle en estos instantes de soledad lejos del campo, tras una lesión dura de rodilla que le va a alejar de su pasión cinco meses. Guzzo, eso sí, jamás pierde la sonrisa, por lo menos hacia el exterior. Siempre ofrece una imagen optimista incluso en tiempos de oscuridad.

Los tres escuchan cuando Vítor Silva alza la voz. Vítor completa el núcleo portugués del CF Reus. Es como un padre deportivo. Su trayectoria le ofrece galones, también el juego virtuoso que admira a los finos paladares. Vítor ultima su regreso, quizás para finales de septiembre, y acoge a los tres jóvenes paisanos. No resulta complicado ver al enganche y a su familia recibir en casa a Guzzo, Ricardo y Gus. En realidad es lógico. Hablan el mismo idioma, defienden cultura y luchan por un equipo. En el Reus se ha creado la conexión Portugal.

Temas

Comentarios

Lea También