Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

"Hace dos años no podía ni andar"

Entrevista a Jesús Olmo, defensa del CF Reus

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Jesús Olmo celebra el gol que anotó ante el Atlético Baleares. Foto: xavi guix/ cf reus

Jesús Olmo celebra el gol que anotó ante el Atlético Baleares. Foto: xavi guix/ cf reus

-Hoy todo el mundo le da las gracias, pero no hace mucho a usted el fútbol también le llevó al olvido.

- Aquella lesión en el tendón de Aquiles se eternizó. Hace dos años no podía ni andar y es verdad viví esa cara terrible que nadie desea. Imagínate cómo estoy hoy de feliz. Me he sacado una espina. El ascenso con el Reus me ha dado alegría y me ha demostrado que cuando quieres algo puedes conseguirlo.

-¿No tiene la sensación de que en el fútbol se acentúa aquello de ‘tonto el último’?

- Es un mundo con muy poca memoria. Pasas del todo a la nada en cuestión de segundos. Hay ejemplos brutales. Mira a Iker Casillas, con todo lo que ha dado, y cómo le han discutido.

- Entonces, ¿ha jugado para callar bocas?

- En realidad no he tenido que callar bocas porque pocos confiaban en mi recuperación. Algunos venían y me daban una palmadita en la espalda y me preguntaban cuándo iba a volver. Luego por detrás decían que me iba a retirar en dos días. Mi familia y yo creíamos. Y teníamos razón.

- De Edgar Badia, su compañero, se me quedó una frase que suelo recordar. ‘Nunca olvido que lo pasé mal’. ¿Viene bien recordar el pasado?

- No sé exactamente qué situación vivió Edgar. La mía fue terrible, pero también me ha ayudado a ser más fuerte psicológicamente. Viene bien recordar todo el camino que has necesitado recorrer y estar atento porque en el fútbol todo cambia muy rápido.

-Y, ahora, ¿cómo se toma el éxito?

- Le doy un valor increíble a este ascenso. Para mí ha sido muy especial a nivel personal y por todo lo que hemos sufrido como equipo esta temporada. Ha habido momentos muy duros.

-¿Jesús Olmo es un tipo cabezota?

- Para las cosas importantes sí. Para las cosas que no dependen de mí y que no merecen la pena soy más pasota. Creo que sino hubiera sido cabezota jamás hubiera superado la lesión, por ejemplo. O jamás hubiera alcanzado ese reto de volver a ser el jugador que fui y ascender con el Reus, que para eso vine cuando fiché.

-Pues lo ha conseguido. Volver a Segunda A. Ha conquistado su desafío.

- Me apartaron de Segunda por las dudas que tenían sobre mi físico y, si todo va bien, podré volver. Me he sacado un peso de encima.

-Su futuro, ¿se encuentra en el Reus?

- Yo quiero quedarme. Si depende de mí estaría encantado de renovar el contrato, pero hay dos partes y tenemos que ponernos de acuerdo. Al Reus le estoy muy agradecido porque me dio la oportunidad cuando todos dudaban. Ficharon a un jugador que llevaba dos años lesionado y eso no lo olvido. He intentado corresponder con rendimiento.

-Cuando dos partes quieren es casi imposible no entenderse.

- Eso espero, aunque hay que esperar un poco.

-Ha sido capitán y ha tenido que luchar por el vestuario en los instantes oscuros, cuando faltaba el dinero. ¿Un Máster no?.

- Pensaba que iba a ser un año tranquilo y mira, se complicó todo por el tema extradeportivo. La situación nos llegó a quemar mucho y creo que, en algunos momentos, también nos afectó en el campo. Por suerte, todo se arregló a tiempo.

-Dicen que Olmo habla poco, pero cuando habla se le escucha claro.

- Lo que ocurre es que me cuesta coger confianza. Soy tímido. Cuando confío en alguien entonces me abro del todo. Pienso que hay que hablar poco y claro, sobre todo cuando es importante. Es lo que he intentado en los temas de vestuario, aunque también bromeo, que nadie piense que estoy todo el día enfadado o serio, todo lo contrario.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También