Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Haro cierra el ciclo (Reus 2 - Sevilla At. 1)

El atacante rojinegro completa la hazaña y sentencia al Sevilla Atlético con un gol en el minuto 89. El CF Reus suma ya 51 puntos para hacerse con la permanencia de forma virtual

Iván Alcalá

Whatsapp
El extremo del Reus celebra su gol ayer ante el Sevilla Atlético.

El extremo del Reus celebra su gol ayer ante el Sevilla Atlético. Foto: Alfredo González

Este lunes se cumplirá un año de la gesta del Sardinero. Un 0-3 histórico que abrió al CF Reus las puertas de la Segunda División. David Haro firmó entonces el tercer gol rojinegro. En el duelo de ida contra el Racing en el Estadi volvió a anotar el gol de la victoria. Su diana frente al Sevilla Atlético en los instantes finales le valió a su equipo para dejar la permanencia vista para sentencia. Derribada la barrera de los 50 puntos, el conjunto de Natxo González está a un paso de asegurarla de forma matemática.

Contra los cachorros del Sevilla, los hombres de Natxo mostraron su mejor versión. El arranque fue eléctrico y en solo cuatro minutos Fran Carbia firmó el 1-0. Una delicia de gol. Una pérdida visitante en la medular le permitió plantarse en la frontal y conectar un derechazo perfecto a la escuadra del marco de Soriano. Imparable.

Lejos de recular, el Reus se sintió cómodo dirigiendo el juego en campo rival y merodeó la zona de peligro con travesura. Haro trató de emular a Carbia con otro disparo desde el balcón del área. Esta vez salió ligeramente desviado. Este sábado fue la cuarta vez que el equipo de Natxo González marca más de un gol esta campaña. Ante su afición no anotaba dos dianas desde octubre.

La primera intervención de Edgar Badia llegó a la media hora de encuentro. Fue en un balón muy largo que botó cerca del área reusense. Marc Gual intentó sorprenderle por alto, pero su cabezazo resultó demasiado inocente. Acto seguido la ocasión de Marc Gual fue todavía más clara. Recortó a Olmo y se quedó solo delante de la puerta. Badia respondió con los pies.

En el lado rojinegro fueron Carbia y Haro los que pusieron más nervio arriba. El primero estuvo cerca de batir a Soriano tras una galopada de David Haro, que en la huída de tres marcadores dejó el cuero plantado en la línea de la frontal. Carbia disparó en velocidad, pero el chut se topó con la pierna de un defensor y salió rozando el poste izquierdo. En el córner, los jugadores del Reus reclamaron unas manos que el colegiado no vio.

A 7 minutos para el descanso, de nuevo Haro pudo ampliar la ventaja. Se internó hasta la línea de fondo, pero Bernardo Cruz le tapó bien y su remate acabó en córner. Un cabezazo de Curro a centro de Ivi fue el último susto antes del kit kat.

El Sevilla Atlético empezó a cargar más balones sobre el área de Badia, pero tenía cada vez más dificultades para generar inquietud. Este Reus se siente cómodo jugando en campo propio y aguardando alguna contra y así transcurrió la mayor parte de la segunda mitad..

La primera aproximación fue en una falta cometida por Carbia cerca de la frontal. Ivi la lanzó rasita, bajo las piernas de la barrera, pero Badia no tuvo problemas para atraparla. Al cuarto de hora, Marc Gual le volvía a poner a prueba con un chut desde fuera del área, demasiado centrado y blando como para inquietarle.

En una de estas ha estado muy cerca de sentenciar el partido Chrisantus. Ha sido después de uno de los últimos sustos del Sevilla, con un centro lateral de Matos que ha dejado la bola muerta en el área chica. Del rechace ha nacido la ocasión del delanterio nigeriano, que ha culminado con un cabezazo en el poste corto a centro de Ricardo Vaz que se ha ido fuera.

El segundo tanto nació en las botas de Ricardo, que había saltado al césped poco antes. El portugués mandó un balón largo a David Haro que rajó la línea de cuatro defensores allí donde nacen los goles. Habían pasado 89 minutos desde el pitido inicial, pero eso no pareció importarle al menudo atacante vallesano, que tiró de explosividad para plantarse solo en el área sevillista y batir a Soriano. Un tanto que vale media permanencia.

Pero Ivi no quería irse de vacío de la capital del Baix Camp y desplegó su talento en el tiempo añadido. En el 92’ estrelló un balón en la cruceta y dos minutos depsués hizo el 2-1 en una falta desde la frontal.

Para entonces la euforia ya se había apoderado de las gradas del Estadi. La piña final del equipo y la ovación de la afición fue la estampa final de un partido en el que el Reus volvió a demostrar que su sitio está en Segunda División.

Temas

Comentarios

Lea También