Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Hawái y el sueño del Ironman

El salouense Francesc Calabuig acudirá en octubre a la próxima edición de la prestigiosa prueba
Whatsapp
Francesc Calabuig completando el Ironman de Austria. Foto: cedida

Francesc Calabuig completando el Ironman de Austria. Foto: cedida

El Ironman de Hawái es el más antiguo y prestigioso triatlón del mundo y muy pocos pueden tomar parte en él. Entre ellos estará el salouense Francesc Calabuig Sánchez. El deportista del Club Cambrils Triatló tomará parte en su próxima edición en el mes de octubre.

Sus sensaciones son buenas y tiene ganas de asistir a una prueba mítica en el sitio donde empezó todo. Francesc cataloga esta última prueba de la temporada como un ‘premio’ y remarca la importancia de ésta para los amantes del triatlón: «Es un sueño, solo van los mejores».

Si participas al nivel de Calabuig, que es nivel de grupos de edad, y quieres clasificarte para el Ironman de Hawái, necesitas tomar parte de otras pruebas de la marca Ironman y lograr una buena posición en ellas ya que las plazas para cada prueba son limitadas. Actualmente en España se disputan en esa categoría el Ironman en Barcelona y Lanzarote.

Pese a ser la primera vez que participa no es su primera oportunidad e poder tomar parte de él. Hace dos años en Lanzarote, pese a no obtener la posición necesaria para ir a la mítica prueba de Hawái, la renuncia de algunos participantes le brindó la oportunidad de utilizar su plaza ese mismo año, que finalmente rechazó. Este año se clasificó en Austria al quedar sexto de su nivel -tiene 43 años- y trigésimo cuarto en la general (había siete plazas para el Ironman de Hawái).

Francesc ya ha empezado a prepararse para el evento después de un tiempo de descanso posterior al Ironman de Austria. Calabuig afirmaba que no tenía ningún objetivo marcado para ese Ironman, «iba a hacerlo lo mejor posible». Afirma que clasificarse para Hawái era algo que no esperaba debido a la dificultad de la prueba, «sabía que podía tener la posibilidad de ir pero tampoco me lo esperaba, en Austria hay mucho nivel».

El Ironman cuenta con 4.000 metros de natación, 180 kilómetros de ciclismo y 42 kilómetros de carrera a pie. La preferencia de Francesc es clara, y más viendo los resultados en Austria cuando antes de empezar la última disciplina (correr) iba 16º y acabó quedando 6º en su grupo de edad. «La que menos me cuesta es correr, probablemente es la más dura pero la mejor para mí».

Para alguien que lleva desde el 2008 en el mundo del triatlón es una recompensa participar. El salouense lo cataloga como un «hito muy importante dentro del triatlón». Por eso el único objetivo que se marca es disfrutar, «hacerlo lo mejor posible pero sobre todo disfrutar».

Para llegar a este nivel de competición no basta con entrenar algún día a la semana, Francesc entrena casi cada día y alguna vez tiene algún descanso. «La semana a la que menos dedico pueden ser 10 horas y la que más, 18». Sus entrenamientos han ido cambiando a medida que iba subiendo el nivel y la exigencia: «Cuando empecé iba a mi rollo, pero al pasarme a la larga distancia decidí hablar con un entrenador personal».

Los nervios ahora, según afirma él, son pocos. Se centra simplemente en entrenar y en llegar al máximo nivel posible durante el mes de octubre. También aseguró que los nervios suelen salir la última semana, cuando se piensa mucho en la carrera y en cómo lo vas a manejar.

Francesc irá acompañado de su mujer y posiblemente también de sus dos hijos. «La idea es ir los cuatro», asegura.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También