Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Intento abrirme a la gente, yo también he sido niño'

Entrevista a Máyor, delantero del CF Reus Deportiu

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
El delantero del CF Reus, Máyor, atendió al Diari en las instalaciones del Estadi. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El delantero del CF Reus, Máyor, atendió al Diari en las instalaciones del Estadi. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Cinco goles y una gran dosis de protagonismo contemplan el trayecto de Máyor (Aspe, 1984) en su primera temporada en el CF Reus. El atacante llegó este verano con un cartel interesante en Segunda División y como hombre de confianza de Natxo González, con el que coincidió en el Sant Andreu en la campña 2009-10. Su rendimiento, hasta el momento, ha respondido a la exigencia del campeonato.


- ¿Quién es Máyor fuera del fútbol? - Mi vida gira alrededor de la pelota. Tengo el nivel uno y dos de entrenador y hace dos años que me licencié en preparación física, así que todo lo que hago mantiene relación con el fútbol. Me gusta demasiado.

- Entonces usted es de esos tipos que cuando salen del trabajo no desconecta. - Difícil. Me gusta mirar muchos partidos y analizarlos. Fútbol y más fútbol, aunque algo de tiempo sacas para otras cosas.

- Máyor viaja en la vorágine de una carrera profesional muy competitiva. ¿Entiende que la gente quiera acercarse a los futbolistas? - Claro que sí. No me considero para nada un tipo cerrado a los aficionados. Intento estar disponible. Intento abrirme a la gente, yo también he sido niño y me ha hecho ilusión acercarme a mis ídolos. Mira, el otro día estaba en un restaurante de Tarragona y se me acercó una familia de aficionados del Reus, que me dijeron que van a ir a Miranda. La mujer cumplía años el mismo día que yo y me gustó pasar un rato con ellos. Fue agradable y no cuesta nada atenderles.

- Probablemente no existe mejor reconocimiento que la admiración de la gente. - Seguro que no. Cuando recibes ese cariño sientes que tu trabajo tiene sentido. En casa me inculcaron humildad y gracias a ello he podido disfrutar de una carrera profesional digna.

- ¿A quién admira? -En fútbol mi ídolo fue Michael Laudrup. Luego me he fijado en jugadores de características parecidas a las mías. A nivel vital mis padres significan mucho para mí. Empecé a jugar en mi pueblo Aspe y cuando me fichó el Hércules para las inferiores, mi padre sacrificó mucho tiempo para llevarme a entrenar. Por suerte, todo ese sacrificio ha tenido recompensa. Ahora puedo disfrutar de lo que me gusta.

-El futbolista es nómada por naturaleza. ¿Se ha acostumbrado a ello? - Tienes que acostumbrarte, no queda otra. He intentado adaptarme lo mejor posible a todos los lugares en los que he estado, aunque quizás en Ponferrada, donde pasé grandes años a nivel deportivo y humano, creé que un vínculo más fuerte.

- Los delanteros como usted suelen ser esclavos del gol. ¿No lo ve injusto? - Se nos valora por el gol, pero un delantero puede aportar muchas más cosas al equipo. Hay un trabajo oscuro que pocos ven, sólo los entendidos. No sé si es injusto o no, pero es verdad que necesitamos sumar goles porque es parte de nuestro trabajo. Tenemos que aprender a convivir con ello.

- Lo que ocurre es que Máyor nunca ha sido un delantero de 25 goles por temporada. - Eso es una realidad. Si analizas mis números goleadores, quitando el año de Sant Andreu que marqué más de 20, no son altos. Intento aportar otras virtudes, considero que he hecho buenas temporadas sin grandes cifras goleadoras, como la última en Alcorcón o cuando marqué siete en Ponferrada, actuando como pareja de Yuri en la delantera. Ahora, en Reus, considero que las cosas me están saliendo bastante bien, aunque quiero mejorar cada día. Siempre pienso que se puede hacer mejor.

- Oiga, ¿nos deja soñar o esperamos un poco?. - Soñar es bonito y es gratis, así que no podemos prohibir eso. Lo que tengo claro es que todos debemos saber quiénes somos y de dónde venimos. Somos los más pequeños de la categoría y un recién ascenso. Es interesante que tengamos claro que el primer objetivo pasa por salvar la categoría. Vamos por el buen camino. Luego, ya veremos qué nos depara el campeonato. Creo que hasta las últimas ocho jornadas no podremos definirlo.

n n n

Temas

  • DEPORTES

Lea También