Isma y Angel, saga de campeones

Son padre e hijo, de Calafell, y se han proclamado campeones de España de Jiu Jitsu Brasileño en el mismo campeonato

JOHN BUGARIN

Whatsapp
Isma y Ángel posan con las medallas de oro logradas. FOTO:CEDIDA

Isma y Ángel posan con las medallas de oro logradas. FOTO:CEDIDA

Dos de los de los mejores luchadores de Jiu Jitsu Brasileño en España son de Calafell y lo más sorprendente es que viven en la misma casa. Angel Segura, de 13 años, y su padre Isma, de 33 años, se han proclamado campeones de España de este arte marcial, cada uno en su respectiva categoría. La competición se llevó a cabo en Azuqueca de Henares (Guadalajara) durante los días 29 y 30 de mayo.

El Jiu Jitsu Brasileño o BJJ es un deporte de combate que se centra principalmente en la lucha cuerpo a cuerpo en el suelo y que tiene una gran influencia del judo japonés. Isma explica que en este arte marcial «se empieza de pie y hay que someter al rival», ya sea con derribos, luxaciones, inmovilizaciones o estrangulaciones. Es una disciplina que está logrando una enorme fama estos últimos anos y en España se trata del arte marcial mixto más seguido.

Muchos lo practican para hacer uso de este arte marcial en otras disciplinas. Isma es uno de ellos, ya que empezó como luchador de MMA y se adentró en el mundo del Jiu Jitsu Brasileño para mejorar sus técnicas de agarre y de pelea en el suelo. Pero finalmente se acabó especializando en esta modalidad, hecho que le sirvió para alcanzar el tercer puesto de la Copa de Europa de BJJ Absoluto y ganar varios campeonatos a nivel nacional.

Su hijo Ángel ha seguido sus pasos y ahora ambos comparten la misma pasión. Una afición que los ha llevado hasta lo más alto de España. Con sus 13 años, lleva 9 practicando este deporte y ya ha ganado dos grandes competiciones, ambos el pasado mes de mayo. Se ha proclamado campeón de la Copa de España de BJJ celebrado en Valencia y del Campeonato de España organizado por la Asociación Española de Jiu Jitsu Brasileño celebrado en Azuqueca de Henares.

Los dos practican otras artes marciales, tal y como viene siendo habitual en estos deportistas. Isma practica grappling y también consiguió alzarse con el oro en la competición nacional. Angel, en cambio, se decantó por la Lucha Olímpica y en su debut consiguió llegar al podio con un tercer puesto.

El padre explica que están acostumbrados a competir a alto nivel y que entrenaron juntos para llegar en el mejor estado de forma posible. Como es evidente, el Covid-19 también supuso un duro golpe para las artes marciales y tuvieron que suspender muchos campeonatos importantes de la temporada 2020-21. «Estamos muy contentos de volver a la competición», comenta Isma. Padre e hijo han llegado ya a la cima, pero sueñan con seguir ampliando su palmarés.

Temas

Comentarios

Lea También