Más de Deportes

Deportes Grupo A

Italia ofrece la imagen de un misil rumbo a octavos

Un doblete de Locatelli y otro gol de Immobile confirman las grandes sensaciones de la ‘azzurra’ y dejan a Suiza contra las cuerdas

ANDREA MONTOLIVO

Whatsapp
El italiano Berardi (d) trata de irse del jugador suizo Fabian Schaer durante el partido de anoche. FOTO: EFE

El italiano Berardi (d) trata de irse del jugador suizo Fabian Schaer durante el partido de anoche. FOTO: EFE

La selección de Italia no dio opción ayer a la de Suiza en el estadio Olímpico de Roma y la arrolló por 3-0 con un doblete de Manuel Locatelli y un gol de Ciro Immobile, para convertirse en el primer equipo ya matemáticamente clasificado para los octavos de final de la Eurocopa.

Con otra prestación excelente, con un juego atractivo y una defensa impermeable, Italia selló su décima victoria consecutiva, todas sin recibir gol alguno, y prolongó su momento dulce.

A falta de una jornada para el final del grupo A, el seleccionado ‘azzurro’, campeón de Europa en 1968 y cuatro veces campeón del mundo, es líder con seis puntos, dos más de Gales y cinco más que Suiza, mientras que Turquía cierra el grupo con cero puntos.

Los 16.000 espectadores presentes en el Olímpico, muchos de ellos suizos, asistieron a un nuevo monólogo de Italia, fiel a su nuevo estilo con la circulación del balón como clave. Un equipo sólido, brillante, que sueña en grande y que recibió una sentida ovación de su hinchada como premio para otra gran noche.

Tras un gol anulado a Chiellini, Italia rompió la igualdad con una excelente triangulación entre Locatelli y Berardi. Locatelli abrió el balón con un brillante pase a Berardi para liberarle en la banda derecha y recorrió rápidamente cuarenta metros de campo para cerrar el triángulo con un cómodo remate a placer tras el centro raso de su compañero. Fue el gol que quitó presión de encima a una Italia que perdonó al menos dos buenas oportunidades para ampliar distancias antes del descanso.

Suiza seguía con vida y regresó tras el descanso con agresividad, en el intento de romper la barrera defensiva italiana, pero sus intentos no tuvieron éxito y fueron castigados a los cinco minutos de nuevo por Locatelli. El centrocampista del Sassuolo firmó un zurdazo cruzado que fulminó a Yann Sommer y que desató la euforia de los aficionados de Roma.

Fue un golpe psicológico que dejó tocada a Suiza e Italia siguió creando un enorme volumen de juego y oportunidades para hacer más abultado el marcador.

Tras varias oportunidades perdonadas por Immobile y Chies, los ‘azzurri’ pusieron la guinda a su partido con el definitivo 3-0, obra de Immobile.

Temas

Comentarios

Lea También