Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Iván Vidal conquista en la agonía (Pobla 1-0 Horta)

El delantero de la Pobla logró el tanto de la victoria en la última jugada del encuentro

Juanfran Moreno

Whatsapp

Iván Vidal se rebeló contra la inercia. Nadie auguraba un final así. Ambos equipos parecían haber firmado la tregua en un choque en el que el vértigo se había impuesto. Ambos conjuntos fueron a por la victoria a tumba abierta. Sin temor a la derrota.

Cuando el encuentro agonizaba, Èric recibió un balón en el costado derecho. La grieta que había dejado el Horta era importante. Alzó la cabeza y vio un escenario predilecto para el centro suave. Iván Vidal interpretó la trayectoria del balón de manera excelsa. En la lucha de gigantes, actuó con picardía. Acudió al segundo palo con una voracidad incontenible. El balón le llegó manso a su cabeza. Conectó un cabezazo colocado al palo largo de Andrés. El portero del Horta sólo pudo ver como el esférico se colaba en su portería. Vidal le había engañado. Ese remate a contrapié le había dejado vendido. La victoria de la Pobla era un hecho.

Antes de ese final demoledor, ambos conjuntos habían dispuesto de infinidad de ocasiones para adelantarse en el marcador. Las transiciones defensivas no fueron lo suficientemente sólidas como para frenar a los arsenales ofensivos de ambos conjuntos. Los ataques se impusieron a las defensas de manera evidente. Sólo los guardametas impidieron un empacho de goles importantes.

La Pobla avisó con rotundidad en dos llegadas consecutivas cuando se había cumplido el primer cuarto de hora. Dani Hernández inició una cabalgada en su propio campo que finalizó con un pase exquisito a la espalda de la defensa del Horta. Koné lanzó su zancada para conquistar el espacio y quedarse mano a mano frente a Andrés. Definió con un tiro cruzado que auguraba sonrisas en el Municipal. Sin embargo, la pelota se marchó rozando el palo largo de la meta de Andrés.

La dirección deportiva grana estuvo presente en el choque. Foto: Lluís Milián

Sin tiempo para el respiro, Rayco volvió a probar a Andrés, pero el guardameta del Horca comenzó declarar sus firmes intenciones de amargarle el partido al filial grana. Aquel tiro había salido algo manso de las botas de Rayco. Todo lo contrario que en el minuto 29 de juego, cuando el ‘10’ de la Pobla aprovechó un robo en la salida del balón del Horta para pegar con contundencia desde la frontal. Andrés sacó una manopla en un ángulo imposible.

El carrusel de ocasiones grana llegó a su fin en el 33’ de juego. Pol se sacó de la chistera un pase magistral. Picó el balón por sutileza y superó la última trinchera de la defensa rival. Brugui se quedó sólo ante Andrés, pero a su definición le faltó maldad.

Los diez minutos finales de la primera parte fueron un preludio a lo que iba a ser la segunda mitad. José Luís tuvo que intervenir en dos ocasiones a dos disparos colocados desde la frontal. Torremorell se relamió al borde del descanso en una contra que condujo y finalizó con un pragmatismo brillante. El meta del filial grana sacó una mano cambiada que acaparó miradas.

Ambos porteros evitaron un empacho de goles

En la segunda mitad, la Pobla perdió claridad. No encontraba tanta fluidez en los metros finales. La falta de precisión era patente. En aquel contexto, el Horta se acrecentaba. Veía como sus futbolistas podían desplegar su velocidad ante la irritación de los granas. Al Horta sólo le faltó culminar sus acciones. José Luís y la mala suerte les privó de ello.

Rodri cambió el guión del partido con un giro táctico. Retrasó a Pol al lateral, colocando en la medular a Adrián. Junto con la entrada de Riad, amansaron al Horta. No obstante, fue Iván Vidal quien resultó ser decisivo. Con su gol en la última jugada del partido, le dio a la Pobla la primera victoria de la temporada.

Temas

Comentarios

Lea También