Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Izan Moran, la perla de la Floresta que pone rumbo a Villarreal

El futbolista del Alevín A de la Floresta jugará la próxima temporada en la cantera del submarino amarillo

Juanfran Moreno

Whatsapp
Izan Morán en un partido con la Floresta. Foto: Lluís Milián

Izan Morán en un partido con la Floresta. Foto: Lluís Milián

La cantera de la Floresta siempre ha destacado por nutrir de manera constante a grandes clubes de Primera División. Son ya varios años en los que el conjunto tarraconense se ha consolidado como un equipo puntero de la provincia, por lo que cada vez son más los niños talentosos que no dudan en unirse al proyecto.

La última perla que ha salido de la Floresta es Izan Morán, jugador del Alevín A, que se encuentra disputando el Mundialito y que la próxima temporada militará en el Villarreal. El submarino amarillo le hizo oficial que contaban con sus servicios la próxima temporada a finales de la semana pasada. El Espanyol también andaba tras sus pasos, llegó a probar con el conjunto perico, pero el conjunto castellonense ha apostado más firmemente por él.

La decisión llegó después de que le vieran en directo en el torneo de Benicarló, que el actual futbolista disputó con el Alevín A del Villarreal y en el que los amarillos hicieron un gran papel, llegando a la final en la que cayeron ante el Barça. Izan debutó como titular y pudo comprobar que anda más que preparado para jugar en una de las grandes canteras del fútbol español. “Al principio me asusté un poco al saber que iba a ser titular, pero luego en el campo me vi con confianza”, asegura el futbolista tarraconense.

Izan Morán en un torneo con el Villarreal.

Izan llegó a la Floresta este verano procedente del Vila-seca después de estar a prueba con el Nàstic. El entrenador del Alevín A, Pedro Pablo, no dudó en abordar su llegada y convenció a la familia de que en el club florestino iba a crecer como futbolista. No fueron palabras en vano, porque la progresión del niño es un hecho. “Izan ha cambiado mucho físicamente de aquí al verano y además ha mejorado en cuanto a competitividad”, asegura su padre.

Izan se define como un jugador capaz de jugar en el centro de la defensa y en el mediocampo y al que le encanta sacar el balón jugado desde atrás. A su imponente físico le une gran calidad técnica que le permite marcar las diferencias en el fútbol 7 en el que cual se desempeña.

Para el niño, la noticia de su fichaje por el Villarreal ha sido toda una sorpresa. “Al principio, cuando me lo anunció a mi padre, pensaba que estaba de broma”, relata. Ahora ya siente esos nervios por el próximo curso. Uno de los grandes cambios será que pasará a vivir en la residencia del club amarillo. Una nueva vida lejos de su familia. “Para nosotros no es una decisión fácil, pero es la correcta. Es una oportunidad única”, explica el padre.

Además, Izan ya ha podido observar que la cantera del Villarreal es una gran familia. “En el torneo de Benicarló ya se hizo amigos de los dos porteros del equipo. De hecho, se quedó a dormir en casa de uno de ellos el último día del torneo”, añade.

Izan acabará la temporada con la Floresta y su alevín, club que está segundo de la clasificación en la categoría preferente. Son sus últimos meses como futbolista del conjunto tarraconense, después marchará a Villarreal donde a partir del próximo curso comenzará un maravilloso camino que tiene como destino final el fútbol profesional.

Comentarios

Lea También