Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Jaume Delgado, a la conquista del Sol Naciente

El excapitán del Reus vive su primera experiencia como director deportivo en el BIT de Pekín, el club vinculado al equipo rojinegro. El técnico relata su adaptación vital a una cultura distinta

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
David Jovell, Robert Ahufinger, Jaume Delgado y Guillem Oriol, el cuerpo técnico del Beijing FC. FOTO: CF REUS

David Jovell, Robert Ahufinger, Jaume Delgado y Guillem Oriol, el cuerpo técnico del Beijing FC. FOTO: CF REUS

Jaume Delgado vive en Pekín su primera experiencia como director deportivo de fútbol. Una experiencia exótica, alejado de su zona de confort, aunque con el entusiasmo de un recién llegado abierto a cualquier aprendizaje. De chino, ni papa, como se puede decir, aunque un traductor le hace la vida más fácil en la rutina del club, el Beijing FC, relacionado desde siempre con la Universidad Tecnológica de Pekín y hoy un especie de lazo comunicante con el CF Reus. Joan Oliver y su grupo inversor controlan el 29 por ciento del accionariado.

Jaume convive con tres técnicos más de la casa, que le han acompañado en ese viaje aventurero por chino. Robert Ahufinger, también exjugador del Reus, ejerce como primer entrenador del BIT, que milita en la Segunda B china, aunque funciona ya arropado en la profesionalidad. David Jovell y Guillem Oriol completan el cuerpo técnico. Todos han precisado adaptarse a una nueva cultura, de costumbres y hábitos y distintos. Jaume y sus colegas de trabajo mantienen un proceso laboral intocable. A las ocho de la mañana cogen el metro para desplazarse a la Universidad, sede del club, donde por la mañana completan la labor de scout y por la tarde celebran las sesiones de entrenamiento. La jornada finaliza sobre las 19.00 horas.

«Durante el tiempo libre intentamos conocer nuevos lugares. Nos comunicamos en inglés por la calle y en el club a través del traductor. Incluso hemos aprendido algunas palabras básicas en chino», confirma Delgado, que ha quedado asombrado por el caos circulatorio que padece la ciudad. «Aquí es como si los semáforos no existieran. Vas andando y tienes que vigilar siempre porque por las aceras circulan motos tuc-tuc sin descanso. Hasta con cuatro personas encima. Te puedes encontrar con situaciones surrealistas, como coches parados en la carretera».

Jaume ha descubrido otro fútbol, con rasgos propios del lugar, aunque «con un margen de crecimiento enorme. Los estadios son de Primera en todas las categorías, aunque con el césped casi siempre en mal estado. Seco y alto».


Un perfil peculiar
Del futbolista chino define su peculiar perfil. «Los jugadores chinos son técnicamente buenos, utilizan las dos piernas perfectamente y también son muy competitivos. La gran diferencia con nuestro fútbol se encuentra en el aspecto táctico. Les cuesta mucho asimilar los movimientos».

Jaume Delgado se ha reciclado bajo un nuevo rol que todavía no había adoptado. Se acostumbró a vivir en la otra orilla como pivote defensivo hasta que una anomalía cardíaca le obligó a retirarse hace casi año y medio. Ahora invierte horas de despacho y vídeo para analizar y negociar. Una vida distintas. «Aprendo a tomar decisiones de una forma más tranquila porque el puesto lo requiere. Personalmente estoy aprendiendo mucho, sobre todo de la gente que me rodea», reafirma el dirigente del BIT, ese proyecto de Oliver que relaciona también al CF Reus como entidad pionera en invertir ilusiones en el extranjero. Con Delgado como jefe de las operaciones deportivas.

Temas

  • DEPORTES

Lea También