Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Javier Simón, entrega absoluta al mundo del balonmano

Lleva un total de dieciséis años presidiendo el Handbol Amposta, y ha sido distinguido recientemente con la insignia de plata de la Federació Catalana

V. Maigí

Whatsapp
En la imagen el presidente del Handbol Amposta, Javier Simón, con la insignia de la Federació Catalana. Foto: Joan Revillas

En la imagen el presidente del Handbol Amposta, Javier Simón, con la insignia de la Federació Catalana. Foto: Joan Revillas

Javier Simón (Amposta, 58 años) lleva dieciséis años consecutivos como presidente del Handbol Amposta, y con anterioridad había realizado funciones de delegado y también de secretario de Juan Lorenz, el anterior máximo mandatario. Recientemente, su gran labor ha sido reconocida por la Federació Catalana de Handbol con la entrega de la insignia de plata. Además de centrar su esfuerzos en la entidad ampostina, Simón está también ilusionado con la posibilidad que se le presenta de ser delegado provincial, si Jaume Fort gana las elecciones a la presidencia de la Federació.

Las ayudas

Tanto tiempo llevando el timón del club ha hecho que Simón confiese que «tengo en la junta a Lluïsa Solà y a Ruben Ferré, que realizan un trabajo muy destacado. Es verdad que hay desgaste personal y que me gustaría que hubiera relevo, porque a veces sacrificas horas de estar con la familia, pero por el contrario, durante todos estos años he podido seguir a mis hijas (Gemma y Alba) por España, Europa y el Mundo y esto es una enorme satisfacción. Además, mi mujer ahora ya no tiene la librería que regentaba hace tiempo y puede venir a ver a Alba, que sigue jugando con el equipo. Mi esposa Maria José también nos ayuda llevando el bar durante los partidos».

A Simón le anima a seguir adelante el hecho de que el «público siempre nos apoya y a nivel económico cuadramos los números. Quiero dar las gracias a la instituciones, especialmente al Ayuntamiento de Amposta, por su apoyo. También hay que decir que trabajamos dentro del Centre de Tecnificació de les Terres de l’Ebre, que gestiona el consistorio, perfeccionando a diferentes jugadoras».

En todos estos años, Simón señala que lo mejor han sido «los títulos conseguidos y lo peor el fallecimiento en accidente de tráfico de Emma Garcia, componente del juvenil del Handbol Amposta». Durante este tiempo, también se han vivido situaciones divertidas: «fuimos a jugar a Las Palmas y nos alojábamos en el mismo hotel que un equipo de fútbol sala de chicos; una jugadora nuestra muy bromista llamó a las habitaciones diciéndoles que tenían que presentarse en el hall con el DNI, y les movilizó a todos». Simón sigue diciendo que «otra vez, la misma persona provocó otra situación curiosa. Fuimos a Ibiza a jugar el fin de semana, y el lunes me llamó un chico de un programa de radio haciéndose pasar por el director del hotel en el que nos habíamos alojado y diciéndome que habían echado en falta enseres varios de las habitaciones. Fue una broma divertida».

El balance

A la hora de hacer balance, el máximo mandatario del Handbol Amposta-Lagrama apunta que «estamos contentos porque a nivel del sénior hemos ganado dos Copas de los Pirineos y algunas Copas Catalanas, y también hemos disputado varias fases de ascenso a División de Honor. Además, desde el 2001 estamos en la División de Honor de Plata, con todo lo que ello conlleva, porque es complicado mantenerse, si tenemos en cuenta que somos una ciudad y un club pequeños». Simón sigue diciendo que «estamos lejos de Barcelona, donde hay un gran número de jugadoras, por eso trabajamos la base a fondo, y esto da sus frutos. Además, hace años la coyuntura económica nos permitía fichar a alguna extranjera para subir la calidad del equipo, pero ahora esto no es posible».

El presidente de la entidad de la capital del Montsià también se muestra orgulloso de las categorías inferiores: «hemos obtenido buenos resultados en diferentes categorías a lo largo de los años». La base es importante este año, en el que el primer equipo ampostino, muy afectado por las lesiones, intentará acabar la liga como el mejor conjunto catalán de la categoría, y la próxima campaña, en la que lucharán para estar en los primeros puestos e «intentaremos traer a alguna jugadora que nos dé un salto de calidad y que suba el número de integrantes de la plantilla, además de recuperar a las lesionadas de esta temporada».

Premio merecido

n Todos estos año de entrega al balonmano tuvieron un reconocimiento hace unas semanas, cuando la Federació Catalana le entregó a Simón la insignia de plata: «fue un orgullo recibirla». Simon es un hombre apasionado por este deporte, que podría convertirse en delegado provincial si Jaume Fort gana las elecciones a la presidencia de la Federació Catalana el próximo 18 de marzo: «este cargo sería compatible con el de presidente del Handbol Amposta. Jaume quiere que la Federació sea un instrumento para los clubes, que encuentren apoyo y puedan solucionar cualquier duda».

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También