Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Jeremy Alcoba y Alex Toledo, dos tarraconenses con un mismo sueño

Los pilotos de Jesús y Segur de Calafell compiten en el  FIM CEV Repsol en la categoría Moto3

Iván jerez

Whatsapp
Alex Toledo (izquierda), Jeremy Alcoba (derecha) y sus motos en el pit lane de Motorland.  FOTO: Iván jerez

Alex Toledo (izquierda), Jeremy Alcoba (derecha) y sus motos en el pit lane de Motorland. FOTO: Iván jerez

Jeremy Alcoba (Jesús, 2001) y Alex Toledo (Segur de Calafell, 2001) son actualmente los dos únicos tarraconenses presentes en un campeonato de velocidad. Lo cierto es que han habido pocos pilotos que salieran adelante desde la provincia de Tarragona.

El último fue Joan Olivé, retirado en 2010, que compitió varios años el campeonato del mundo y ahora trabaja como director deportivo en RedBull KTM Ajo. Jeremy y Alex toman su relevo y están luchando y esforzándose para lograr el mismo objetivo: ser campeones del mundo. 

Se conocen desde que en 2008 comenzaran a correr juntos algunas carreras de mini motos en kartings de la zona. Desde ahí, han ido subiendo, mejorando y compitiendo en los mismos campeonatos.

No obstante, no es algo fácil: «nadie nos ha ayudado, hemos llegado con el único apoyo de la familia», dice Jesús Alcoba, padre del ebrense y añade: «Es triste que, estando a un paso de entrar en un Mundial, nadie se interese por nosotros». «Correr en nuestro equipo (Cuna de Campeones) cuesta unos 113.000€ al año, por suerte, Alex tiene una beca de 60.000€ pero es un gran sacrificio de todos modos», sentencia en este caso Alberto Toledo, padre de Alex. 

Imagen de archivo de Alex Toledo. Cedida

Por desgracia, hace falta mucho apoyo y la mayoría de instituciones no se involucran con las jóvenes promesas del motociclismo, algo que podría beneficiar a ambas partes.

Eso hace, si cabe, más difícil destacar en un deporte en el que sin dinero estás vendido. Además de caro, este es un deporte de alto riesgo que puede ser muy cruel: «Desde que mi hijo corre ya no me gustan tanto las motos, además del esfuerzo económico, a veces ocurren accidentes como el de Andreas Pérez en el que mi hijo se vio involucrado», reconoce Alberto.

En lo deportivo, ambos corren la categoría de Moto3 del FIMCEV. Alex compite en el equipo valenciano de Cuna de Campeones con una moto que monta un motor KTM 2016 y un chasis «artesanal» fabricado por el equipo.

Jeremy compite con una Honda en uno de los equipos con mayor proyección del mundo de la velocidad: Junior Team Estrella Galicia 0,0. La estructura tiene equipos en todas las categorías, desde la European Talent Cup hasta MotoGP y este año ya ha corrido como invitado en el GP de Jerez y probablemente lo haga también en la cita mundialista de Motorland a finales de septiembre.

La de Aragón fue una carrera positiva para ambos: Jeremy, segundo, se quedaba a 0.006” de la victoria y confirmaba las buenas sensaciones de la anterior cita en Montmeló. «Salí bien, puse el ritmo que sabía que tenía y he ido recortando hasta alcanzar a los dos primeros.

Imagen de archivo de Jeremy Alcoba. Cedida

Estudié a los rivales y me salió bien porque me puse primero en la última curva pero tenía el neumático gastado y al final por 0.006’’ me ha ganado otro piloto», afirmaba Jeremy. Alex, decimoséptimo, consiguió la mejor posición de un año que él mismo considera de «adaptación» a la nueva moto. «Ha sido la mejor posición del año. Poco a poco me voy adaptanado y estoy mejorando cada carrera, me gustaría conseguir un buen resultado a final de año», sentenciaba Alex.

Evidentemente, son grandes amantes del motociclismo. «Es algo que llevo en la sangre, me viene de familia», dice Jeremy. «Mi padre era un dominguero del enduro y me compró una moto eléctrica. Me aficioné y fui progresando hasta hoy con el sacrificio que ello supone», confiesa Alex.

A corto plazo, tienen objetivos distintos que vienen marcados por su experiencia y el nivel de sus mecánicas. Jeremy, que se encuentra en su segundo año en la categoría, se marca como objetivo «ganar el campeonato, a pesar del mal inicio de temporada». Alex, en su año de aprendizaje quiere «coger experiencia para el año que viene y mejorar carrera a carrera». No obstante, a largo plazo, ambos se marcan el Mundial como objetivo y, posteriormente, «ganarlo».

Además de pilotos de Moto3, Jeremy y Álex son aplicados estudiantes y acaban de terminar primero de Bachillerato. Jeremy ha estado en el CAR Sant Cugat, un centro especializado en la docencia de deportista de élite, donde «te adaptan el plan de estudios». Alex, como ya anunció el Diari hace unas semanas, ha recibido una beca para estudiar allí el año que viene y concluir así la etapa de bachiller. 

Jeremy y Alex tienen el talento y las ganas para despuntar, llegar al Mundial y representar a Tarragona por el mundo.

Temas

Comentarios

Lea También