Más de Deportes

Joan Sabater; 'Me impusieron la tarjeta de crédito'

POLIDEPORTIVO. El expresidente del Reus Deportiu ha declarado esta mañana y ha asegurado que "nunca he cobrado un euro del club". La Fiscalía le pide dos años de prisión más 66.000 euros por presunta apropiación indebida

Marc Libiano

Whatsapp
Joan Sabater, durante su declaración en el juicio.

Joan Sabater, durante su declaración en el juicio.

El expresidente del Reus Deportiu, Joan Sabater, se ha sentado esta mañana en el banquillo de los acusados para declarar. La Fiscalía pide dos años de prisión y 66.000 euros por presunta apropiación indebida del exmandatario rojinegro. Sabater ha sido el último en declarar en el tercer día de juicio, el que cierra la sesión. El reusense ha iniciado su intervención asegurando que "juro que nunca he cobrado un solo euro del Reus Deportiu". Incluso, ha reconocido que "empecé a usar la tarjeta de crédito en 2003. Yo no quería, pero en 2000, algunos compañeros de junta y amigos me dijeron que debía tener una tarjeta para gastos de representación. Yo no quería usarla, porque no deseaba cobrar nada del club, pero me la impusieron".

Sabater ha añadido además que "nunca he pedido que se escodieran los estractos de la tarjeta". El expresidente solo ha contestado a las preguntas de su abogado defensor, Javier Prieto. El exmandatario ha confesado que en 2011, antes de las elecciones que perdió ante Balsells, tuvo una reunión con la actual presidenta del Reus, que presuntamente le sugirió un pacto. "Me dijo que sino me presentaba me haría presidente de honor y que no tendría en cuenta lo de la tarjeta de crédito. Yo no quería presentarme porque estaba muy cansado. Me fui a un torneo de hockey en Chile y, cuando volví, me encontré unas declaraciones de Balsells en la prensa, en las que decía que la familia Sabater no mandaría más en el Reus. No me gustó y, al final, decidí presentarme".

Al ser preguntado sobre la utilización de la tarjeta bancaria, el reusense ha confirmado que "antes de la del Reus yo nunca había tenido ninguna y, en la actualidad tampoco tengo". Joan Sabater ha declarado que "llegué a acompañar a los hermanos Quintanilla, los dos jugadores chilenos que teníamos en esa época, a comprar al Mercadona porque necesitaban el dinero". 

El exdirigente ha asegurado que llegó a pagar de su bolsillo adelantos de dinero para fichajes. Concretamente, 12.000 euros por Toni Sánchez y "adelantamos también unos 10 millones de las antiguas pesetas por Marc Gual. Con el Negro Páez también". 

La declaración del expresidente del Reus Deportiu ha servido para cerrar el juicio. Fiscalía mantiene su postura de considerar delito de apropiación indebida el uso de la tarjeta de Sabater. Finalmente, la abogada de la acusación, en este caso el Reus Deportiu, ha añadido los gastos injustificados de un fin de año en París.

Temas

Comentarios

Lea También