Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Joana Roig, el gol como rutina en el Riudoms femenino

La extremo de Amposta mantiene intacta su relación idílica con el gol, ahora en el Riudoms, en Preferente, donde ya suma 15 dianas

Marc Libiano

Whatsapp
Foto: Xavi Guix

Foto: Xavi Guix

A Joana Roig (Amposta, 27 años) la conocían de pequeña como Joaneta, aquella joven que se mezclaba con los niños en el patio de la escuela y se desenvolvía con una naturalidad sorprendente en un campo de fútbol. Prácticamente ha marcado goles desde que salió de la cuna. La velocidad para eliminar rivales la ha distinguido. Sus cualidades resultaron tan evidentes que representantes del Montsià de fútbol sala la fueron a buscar a casa para que ingresara en el club, cuando apenas cumplía los diez años. Todo lo que ha ocurrido desde entonces dispone de una relación idílica con el gol. Estamos hablando de una de las atacantes más imperiales del fútbol femenino provincial.

En La Cava, en su estreno en fútbol 7, llegó a anotar 100 dianas en una sola temporada. Antes había pasado por el Amposta y debutó en fútbol 11 en el Tortosa. Joaneta ha necesitado buscarse la vida para hallar equipos con un mínimo de recursos y posibilidades. Su trayecto no ha resultado un camino de rosas, aunque el talento natural que exhibe le ha abierto puertas. A pesar de actuar como extremo, siempre ha llegado antes que nadie a posiciones de remate. Sus registros no engañan.

50 con el Cambrils
CF Reus y Cambrils la recibieron con los brazos abiertos para nutrirse de su fútbol eléctrico. En el Cambrils Unió, en Primera Catalana, deslumbró con 50 goles. En el curso 2016-17, había militado en el Camp Clar, donde cumplió su primera temporada en una categoría de máximo nivel como la Preferente. A nivel colectivo aparecieron muchos problemas, con descenso incluido. A pesar de las dificultades, Roig acumuló 19 aciertos y demostró que ese escalón no le venía grande. El tiempo le ha dado la razón.

Foto: Xavi Guix

Joaneta compagina su pasión por el fútbol con la ocupación laboral de monitora de un comedor. Además cursa el nivel dos del título de entrenadora, una labor a la que aspira en el futuro. Su capacidad para interpretar el juego puede ayudarla en la formación de aspectos tácticos y de gestión de grupo. 

«Lleva con nosotros dos años y sinceramente vemos que ha dado un paso hacia adelante en la interpretación del fútbol como juego. Al principio lo tenía como algo más individualista y ahora ha evolucionado mucho en ese aspecto». Las palabras de Raúl Lucha, su actual entrenador en el Riudoms, definen bien el progreso de la atacante.

Joana Roig compareció por Riudoms durante la época estival de 2018. Se convirtió en uno de los fichajes fetiche para el nuevo proyecto que inyectó el club, de la mano de su coordinador, Joan Montia. La apuesta por el femenino no admite sospechas. Los éxitos tampoco. Joaneta alcanzó rápido la etiqueta de pichichi. Marcó 48 goles en el año del ascenso a Preferente. No abandonó ese status de pichichi que casi siempre la ha distinguido. El reto de consolidarse en un escenario más exigente como la Preferente volvía a aparecer.

El rendimiento grupal del Riudoms en la nueva andadura no ha disminuido. Todo lo contrario. Se ha aposentado en una meritoria segunda plaza y Joaneta ha sumado prestaciones con goles y un nivel altísimo. Por supuesto, sigue como máxima artillera de un Riudoms ilusionante. Acumula 15 goles y disfruta del buen comportamiento del Riudoms, la gran sensación de una temporada que promete emociones fuertes y bonitos desafíos.

Temas

Comentarios

Lea También