Más de Deportes

Joaneta Roig, pichichi a la vista

Fútbol Femenino. Lleva 18 goles en debut en Primera Nacional y aspira a ganar ese premio en la última jornada ante el Pardinyes

Marc Libiano

Whatsapp
Foto: Xavi Guix

Foto: Xavi Guix

El estreno de Joaneta Roig (Amposta, 28 años) en la categoría de Primera Nacional no se ha separado ni un ápice de su natural trayectoria. Ha marcado goles desde la cuna y en la antesala del profesionalismo ha continuado desarrollando un valor que probablemente lleva en los genes. Ni siquiera la exigencia del nuevo tránsito le ha impedido liderar la tabla de máximas artilleras del grupo y, de paso, ofrecer un servicio extraordinario al Riudoms, que a una fecha para poner el candado al curso, ya ha realizado el trabajo. Ha guardado la permanencia en la caja fuerte, una permanencia pionera e histórica.

El rendimiento de Joaneta no ha hecho más que confirmar sus extraordinarias cualidades. Futbolista ideal para atacar los espacios, rápida y poderosa en la zancada, alcanza un nivel de pausa sorprendente para definir acostada en la precisión. Ya suma 18 aciertos y lucha, a falta de una jornada, por el objetivo individual del pichichi. Se encuentra a un gol de Karla, del Son Sardina, aunque la rival va a descansar en la última carta del campeonato. El Riudoms se medirá, en cambio, al Pardinyes y Roig ya mantiene señalada con fluorescente esa fecha. Acabar como máxima artillera pondría el colofón a un año extraordinario. 

La evolución de Joaneta en el universo de Primera Nacional ha ido de la mano del equipo. Mientras el Riudoms navegaba en las dificultades del recién llegado durante el primer capítulo del curso, a la ebrense le costó encontrar la portería rival. En cambio, con la mejora colectiva, su aportación ha resultado demoledora. El mismo equipo le ha encontrado un escenario perfecto para que sus condiciones luzcan y no lo ha desaprovechado.

«Creo que la temporada es muy buena, tanto a nivel personal como colectivo. Estoy muy satisfecha, aunque es verdad que al principio me costó un poco encontrar mi lugar», confirma la delantera, que no duda en apuntar al pichichi. «Lo voy a intentar en la última jornada, no te negaré que me hace ilusión y creo que no sólo sería mérito mío, sino del trabajo de todo el equipo».

La condición de pichichi se ha convertido en rutina para la atacante de Amposta. Desde que milita en el Riudoms ha conquistado ese premio simbólico. Sin ir más lejos, su récord de goles lo anotó en Primera Catalana. Atrapó la cifra de 45. Cuando todavía se formaba en fútbol 7 llegó a marcar 100 en una sola temporada. La relación con el gol de Joaneta siempre se ha parecido a lo idílico.

Un gol maradoniano
Uno de los aciertos que ha dejado huella durante el tránsito de Joaneta en Primera Nacional es el que convirtió en el campo del Terrassa y sirvió, además, para que el Riudoms se llevara tres puntos de oro ante un rival directo. 

Se habían consumido 89 minutos de juego y el partido caminaba en el alambre. Los dos equipos empataban a un gol después de los aciertos de Míriam y Clara. Cuando el desenlace estaba destinado al reparto de botín, Roig recogió una pelota en campo propio, después de un córner que había lanzado el Terrassa. La delantera del Riudoms activó su enorme capacidad para transportar el balón, recorrió un mar de metros y sorteó a todas las rivales que se cruzaron en el camino. Cuando encaró a Laura Vila-seca, la portera del Terrassa, enseñó el temple suficiente para olvidar la fatiga y colocar la pelota en la red. Un gol monumental para decorar una victoria decisiva. 

Y es que aquel éxito en Terrassa sacó al Riudoms de la zona de descenso, un territorio que no ha vuelto a pisar desde entonces gracias a una racha de resultados de hasta 11 partidos sin conocer la derrota. Con Joaneta Roig como punta de lanza y con el pichichi a la vista.
 

Temas

Comentarios

Lea También