Más de Deportes

Jordi Abella: «Pienso en la Premier y no me lo creo»

Fútbol. El preparador físico tarraconense ha conseguido el ascenso a la máxima categoría inglesa con el Watford que dirige el exgrana Xisco Muñoz

Jaume Aparicio

Whatsapp
Jordi Abella posa con la camiseta del Watford con el que ha conseguido el ascenso. FOTO: PERE FERRÉ

Jordi Abella posa con la camiseta del Watford con el que ha conseguido el ascenso. FOTO: PERE FERRÉ

Jordi Abella aún tiene que pararse a pensar cuando le dicen que el año que viene visitará los mejores campos de Inglaterra. No hace ni dos semanas que el Watford, el equipo en el que trabaja como preparador físico, logró el ascenso a la Premier League. Una ‘Promotion’, como le llaman en el país británico, sonora por los números que ha logrado el conjunto dirigido por Xisco Muñoz. Llegaron en diciembre, después de levantar la liga de Georgia con el Dinamo Tbilisi y una situación complicada y se marchan seis meses después con un ascenso en el bolsillo.

¿Es el mayor éxito en su carrera?

Por supuesto. Es el sueño hecho realidad para cualquier persona que se dedica al fútbol profesional. Estar en Inglaterra, la cuna del fútbol, y poder subir de la Championship a la Premier League, la mejor liga del mundo, creo que no hay nada más arriba. Al menos para mí, a este nivel. Otra cosa es participar en la Champions League o la Europa League. Es un éxito que debo a mis padres, a mi hijo y en especial a mi mujer.

¿Ha asumido ya que la próxima temporada formará parte de la Premier League?

Todavía no. Hay veces que hablo del tema con la familia y lo trato como si fuera algo irreal, cuando es algo real. Es una pasada. Supongo que cuando me encuentre en la situación lo viviré y lo disfrutaré. Interiormente, como lo vives desde dentro, no eres plenamente consciente. Pero cuando lo piensas friamente es increíble.

Volverá a Old Trafford, Anfield,

Emirates, Stamford Bridge... ¿Hay alguno que le haga especial ilusión?

El estadio que me gustaría pisar es Wembley. Podríamos haber ido a jugar el play-off de ascenso, aunque obviamente es mejor subir directos. Pero admito que hubiese sido brutal. Es ÉL estadio. A partir de aquí, cualquier campo inglés es Top.

¿Es muy diferente la Championship de la Segunda División española?

Sí. A nivel futbolístico y extrafutbolístico. Tienen muy claro que los jugadores no son el único medio para el éxito. Se invierte en recursos humanos y materiales. Tienen ciudades deportivas, gimnasios totalmente equipados, empleados de club que son profesionales en sus ámbitos, etc. Es un concepto cultural del fútbol distino. Saben dónde tiene que invertir y lo hacen. Todo está más profesionalizado. También el jugador lo tiene asumido.

¿Hay más inversión?

En Inglaterra se dieron cuenta que tener un jugador lesionado cuesta mucho dinero. Por eso decidieron tener los recursos para evitar que se lesionaran o que se recuperasen más rápido. Allí, por ejemplo, hay cuatro jugadores por fisoterapeuta o por preparador físico. Si el jugador está bien, el que sale beneficiado es el club. Es una idea diferente. Desde League One, lo que vendría a ser la Segunda B, todo está profesionalizado. Si el fútbol español no hace un pensamiento parece difícil que pueda competir con el fútbol inglés.

¿Y a nivel de fútbol hay mucha diferencia entre ambas competiciones?

Es diferente, pero no sé si es mejor o peor. Cada país tiene su ADN de jugar. Es más físico. Las transiciones son vitales. Hay más juego directo, que no pelotazo. Pero también hay equipos de fútbol asociativo. Pero si destacaría algo que nos sorprendió es la permisividad en el contacto. Mateo Lahoz allí disfrutaría. El cuerpo a cuerpo se da mucho más. También lo vimos en Georgia. Te hace pensar si aquí no estamos haciendo el fútbol demasiado blando. No olvidemos que el fútbol es un deporte de contacto.

Se suele decir que los clubes ingleses son reticentes a las propuestas extranjeras.

No sé si porque han pasado cuerpos técnicos españoles y extranjeros en general o porque los propietarios son italianos, pero la verdad es que en el Watford no lo hemos notado. Quizás es una cuestión nuestra, desde España, que pensamos que nuestro fútbol es mejor que el suyo. Hemos visto mucha predisposición por parte de todos, empleados y jugadores, para crear el ‘Team Spirit’ que quiso Xisco desde el primer día.

¿Quién se ha adaptado más el staff técnico al equipo o al revés?

Los dos. Nuestra llegada provocó un cambio de ánimo en el equipo. Los jugadores nos transmitían esa felicidad por el cambio de entrenamientos y la unión de la plantilla. Jugadores como Troy Deeney, que llevan una década en el club, era el primero en sumar. O el juvenil. La gestión de Xisco ha sido de matrícula de honor. Ha sido vital para el éxito.

Fueron dos proyectos seguidos, Dinamo Tbilisi (Georgia) y Watford (Inglaterra). ¿Han seguido el mismo guión?

Sí, pero sin querer porque nos encontramos una situación similar en los dos sitios. Una plantilla que no le salían las cosas y desanimadas, apagados y Xisco les transmitió alegría. Tanto en Georgia como en Inglaterra en todas las charlas de equipo salía la palabra ‘Enjoy’ (disfrutar). Siempre tiene una sonrisa en la cara y transmite esa sensación de disfrutar de cada momento. Tanto en el fútbol como fuera de él.

Ha encajado muy bien con Xisco.

Cuando estaba en la Pobla con Santi Coch y Juan Vizcaíno les decía que les había visto por la tele. Igual a Gordillo en el primer equipo. Poder trabajar con ellos es un sueño. Lo mismo con Xisco Muñoz. Le he visto ganar la Europa League y ahora trabajo con él. Pero no porque yo haya querido, que sí, sino él es quien me llama. Le estaré eternamente agradecido. La primera vez que me propuso ir a Georgia le dije que no porque quería una pausa. Pero la segunda no dudé ni un segundo. Obviamente te vas con quien te transmite trabajo, humildad, pasión, cualidades que son las que buscas en tí mismo. Mientras él me quiera, iré con él.

¿Se conocieron en el Nàstic?

Sí. Yo siempre lo digo al Nàstic le debo todo. Soy quien soy porque en 1998 llegué al Nàstic para llevar un alevín. Gracias a ello he logrado el sueño de dedicarme al fútbol.

Hablando del Nàstic. ¿Qué le ha parecido el curso?

En la línea de lo que es el Nàstic. Toda la vida seremos sufridores. Desde la distancia he podido seguirlo, tanto la fase regular como la fase de play-off. La primera fase el Nàstic no ha tenido problemas, pero desde el partido contra el Villarreal el equipo parecía que estaba al límite. Tenía la ilusión de que se clasificase. Fue una sorpresa el domingo cuando aterrizo desde Inglaterra y veo el 1-0 me quedé parado. Al llegar y Tarragona y ver el 4-0 fue una gran desilusión. El Nàstic seguirá luchando donde le pertoca, la Segunda División.

Temas

Comentarios

Lea También