Más de Deportes

Deportes Fútbol internacional

Jordi Rovira, de la escuela Barça al fútbol de Zambia

El técnico ebrense da el salto a un banquillo de un primer equipo tras varios años formando a jugadores en las escuelas azulgranas

ENRIC ALGUERÓ

Whatsapp
Jordi Rovira en su presentación como nuevo entrenador del City of Lusaka de Zambia. FOTO: CEDIDA

Jordi Rovira en su presentación como nuevo entrenador del City of Lusaka de Zambia. FOTO: CEDIDA

Jordi Rovira afronta un importante reto en su carrera futbolística como técnico. Tras varias temporadas entrenando y formando a jóvenes jugadores en el fútbol base, el entrenador tarraconense ha aceptado la oferta del City of Lusaka Football Club, al que dirigirá la próxima temporada, donde tendrá a Isaac Chansen como asistente.

El club, formado alrededor de 1935 y con sede en el área de Woodlands de Lusaka, es uno de los pioneros del fútbol de Zambia. El club conocido popularmente como Yamoto entre sus fervientes seguidores, es uno de los más importantes del país, con una liga (1964) y cuatro copas en su haber. En los últimos años ha tenido muchos problemas tanto dentro como fuera del terreno de juego, provocando que no se haya podido consolidar como antes en la máxima categoría del fútbol de su país. Actualmente compite en la segunda división, pero con aspiraciones de volver a recuperar el prestigio, con el apoyo de su patrocinador, que ha renovado el Woodlands Stadium, con capacidad para 5000 espectadores, donde disputan sus partidos como locales. La competición en la segunda división de Zambia con 18 equipos comienza en el mes de octubre para finalizar en junio.

Jordi Rovira comenzó como técnico en el fútbol base del Jesús Catalònia, y aprovechó la oportunidad de unas pruebas de acceso a la Masía, hasta alcanzar poco después una plaza para marchar a entrenar en Dubái dentro de la Escuela de FC Barcelona.

Allí inició su crecimiento como técnico y después de dos temporadas en los Emiratos Árabes, tuvo la posibilidad de hacer un giro radical en su vida como director de la escuela del FC Barcelona en Lusaka, donde se creaba una nueva escuela del club azulgrana, formando parte también del equipo técnico de la selección de Zambia sub-17.

Jordi Rovira experimentó un cambio radical cuando pasó de formar parte del Barça Academy de Dubai, donde a la mayoría de jugadores les traía un chofer o una criada, a la miseria del país africano, donde protagonizó una bonita historia que tuvo una gran repercusión mediática, con el joven de 12 años Japhet Sakala, elegido para formar parte de la academia azulgrana, aunque tenía muchos impedimentos para poder ir a entrenar.

Japhet formaba parte del grupo de 20 jugadores de barrios pobres que la Academia se había comprometido a recibir de forma gratuita, procedentes de campamentos cerrados que acogen a familias pobres, o aquejadas por enfermedades, o huérfanos. El padre de Japhet Sakala había muerto a consecuencia de la malaria. El niño jugaba bien al fútbol y Jordi Rovira cogió el coche y recorrió el camino hasta casa de Japhet Sakala, donde Jacqueline, la madre, y la abuela convivían con seis hijos.

Japhet era el segundo. Desde entonces Rovira, se convirtió prácticamente en el tutor de Japhet, haciéndose cargo de los gastos de transporte para desplazarse a entrenar del niño, y ayudando a la familia proporcionándoles alimentos, ya que tan solo tenía los ingresos del hijo mayor de 14 años, el único que trabajaba.

Temas

Comentarios

Lea También