Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Jorge Miramón Airlines

El excelente rendimiento del aragonés en su nuevo rol de lateral diestro le ha consolidado de forma sorprendente como uno de los mejores carrileros de Segunda. El sábado, en su Zaragoza natal, lució nuevas virtudes ante su gente

Diari de Tarragona

Whatsapp
Jorge Miramón controla un balón entre dos rivales del Albacete. Foto: Alfredo González

Jorge Miramón controla un balón entre dos rivales del Albacete. Foto: Alfredo González

Pablo y Mari Paz descubrieron en La Romareda como su hijo, Jorge Miramón (Zaragoza, 1989), ha patentado una nueva línea aérea. Lleva grabado su nombre. Los padres del futbolista del Reus y también su hermano, Pablo, aposentados en la zona noble del estadio, comprobaron el vuelo del lateral diestro sin apenas desmayo. A Jorge se le nota feliz en ese sorprendente rol, nadie contaba con él para ese baile hasta que Natxo González descubrió un nuevo carrilero de altura. No hace mucho de eso. Curioso. Natxo fue rival el sábado, en ese Zaragoza-Reus de reencuentros románticos.

Ocurrió un 9 de abril de 2017 de la pasada campaña. A Natxo se le lastimaron sus dos laterales naturales, Campins y Benito, y ya necesitó improvisar con Melli en Lugo siete días antes. El experimento no resultó. Miramón, hasta en ese instante miembro de la extensa nómina de enganches en el plantel, intuyó en la semana previa al Huesca que iba a ser el escogido para ese pequeño ‘marrón’. El aragonés no se lo tomó como un problema, lo convirtió en un reto personal. Ante el Huesca, en aquella derrota por la mínima con un gol de Samu Sáiz en el descuento, ya se convirtió en el mejor futbolista sobre el césped. Desde entonces, su rendimiento no ha descendido. Todo lo contrario. Le ha consolidado como uno de los mejores laterales de Segunda División.

Natxo, incluso, cuando Benito recuperó el tono, mantuvo a Miramón en la derecha y situó al de Altafulla en la autopista izquierda. Prefirió conservar el dinamismo de Jorge, que se adaptó al nuevo papel con una naturalidad asombrosa.

Hasta el punto que el Reus le amplió el contrato este verano ya como ‘2’. Emigró Benito hacia Zaragoza, pero no supuso un dolor de muelas para el club. El hallazgo de Miramón y la fiabilidad de Campins, todavía con vinculación, cubrían el puesto como un valor seguro. En la nueva aventura, ya con Garai como jefe, Jorge Miramón se ha transformado en un futbolista franquicia del Reus.

El sábado, en la vieja Romareda, con una tradición descomunal dentro del firmamento futbolístico, Jorge regresaba a casa. Nacido y criado en el barrio del Actur, el carrilero enseñó a sus paisanos nuevas virtudes. Lateral profundo, de ida y vuelta y con una singularidad. Defiende con un criterio milimétrico. No descuida espaldas, no se descuelga. Extraña en un jugador que durante todo su trayecto ha frecuentado las zonas de ataque. En Zaragoza, algunos hinchas se preguntaban por qué este futbolista no ha dispuesto jamás de una oportunidad en el Real. El fútbol y sus caprichos.

Miramón finaliza contrato el próximo mes de junio y la dirección deportiva precisará de un esfuerzo para retenerle. A este nivel seguramente contará con tentación de mercado. El poder de seducción del Reus hacia el jugador, a prueba de bombas. De momento, Jorge ya ha inaugurado su nueva compañía de vuelo.

Temas

Comentarios

Lea También