Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes Uno de ellos es clasificarse para el Mundial 2018

Josep Gombau afronta retos futbolísticos apasionantes

El entrenador ampostino es uno de los asistentes de la Selección de Australia absoluta y entrenador del combinado australiano sub’23

V.Maigí

Whatsapp
En la imagen el entrenador ampostino Josep Gombai, en Australia. Foto: Cedida

En la imagen el entrenador ampostino Josep Gombai, en Australia. Foto: Cedida

El ampostino Josep Gombau empezó a trabajar con la Federación Australiana de Fútbol en agosto de 2016. El técnico de la capital del Montsià es el máximo responsable de la selección olímpica sub’23 y uno de los asistentes del combinado australiano absoluto. Tras casi un año de trabajo, valora positivamente la experiencia y tiene por delante grandes retos.


Josep explica que «estoy muy contento. Siempre había trabajado a nivel de club y la selección es diferente, porque en poco tiempo tienes que poner a punto al equipo para que juegue como quieres. Este aspecto hace que mejores como entrenador». Los dos cargos que ostenta, permiten al ebrense por un lado «tener el reto de conseguir que la sub’23 juegue como quiero, y por el otro, el hecho de estar en la absoluta, te permite vivir partidos internacionales». La Selección Australiana absoluta jugará dentro de un mes la Copa Confederaciones de Rusia y tendrá un grupo complicado, con rivales que a priori son superiores, pero contra los que jugarán con gran ilusión: Alemania, Chile y Camerún. Australia luchará por un sitio en las semifinales de la competición (lo conseguirán los dos primeros clasificados de los dos grupos).

Además, otro de los retos es buscar la clasificación para el Mundial del 2018. Con todo, lo que quiere Josep de la Selección Absoluta es que «juegue bien a fútbol para que el aficionados se sienta contento. Intentaremos sorprender a los rivales que en teoría son mejores, para que vean que Australia cada vez progresa más». 


Por otro lado, con la sub’23, dentro de unos días, disputarán dos amistosos i después afrontarán la fase de clasificación para tener acceso a los Juegos Asiáticos que se disputarán en China el año próximo. 


Su vida anterior
Josep, con anterioridad a esta experiencia, había estado viviendo un año en Nueva York: «después de entrenar al Adelaide me marché allí porque tenía un proyecto junto a David Villa, montando y organizando academias de fútbol en Estados Unidos y otros lugares del mundo. Creamos una filosofía de juego y ahora la iniciativa sigue adelante con la coordinación de Delfí Ferreres, que también es de las Terres de l’Ebre. Ya hay ocho academias». No obstante, ahora el ampostino está centrado en su trabajo: «tengo contrato hasta después de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, y todavía faltan tres años para ver si seguiré aquí o no». 


Vive en Sidney
Josep, su mujer y sus dos hijas viven en Sidney, donde está la sede de la Federación Australiana: «es una ciudad espectacular, muy bonita, con naturaleza, agua, playas espectaculares..La estamos disfrutando mucho. Lo mejor es esto, y lo peor es estar alejados de las familias, los amigos…. Siempre les echas de menos. El ampostino apunta que «quiero dar las gracias a  mi esposa y mis niñas por acompañarme en esta aventura, a los familiares de casa por el apoyo y a mis amigos».

Temas

Comentarios

Lea También