Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes El del peó vuit de roquetes sueña con llegar a ser gran maestro

Jugar, disfrutar y aprender con el ajedrez

El tortosino Gerard Añó, subcampeón de España sub’10, practica una disciplina que le aporta muchos beneficios

V.Maigí

Whatsapp
En la imagen Gerard Añó, jugador del Peó Vuit de Roquetes. Foto: Cedida

En la imagen Gerard Añó, jugador del Peó Vuit de Roquetes. Foto: Cedida

Gerard Añó Pla (Tortosa, 10 años) es componente del Peó Vuit de Roquetes y una de las grandes promesas dentro del mundo del ajedrez, a pesar de su corta edad. El joven, que empezó en esta disciplina gracias a la afición de su padre y de su hermana Paula, ha sido este año subcampeón de España sub’10, un éxito que valora muy positivamente: «porque compensa el esfuerzo y el sacrificio de horas de entrenamiento». Este resultado destacado se suma a otros obtenidos a lo largo de su trayectoria, puesto que ha sido campeón de Catalunya sub’8 y también sub’10 y campeón de Catalunya sub’8 (partidas semirápidas). 

En todo el tiempo que lleva jugando, han sido un buen número  las partidas que ha disputado, pero recuerda mucho «unas simultáneas que jugué contra el GM Daniel Vocaturo, número uno de Italia, con quien hice tablas y al que hubiera podido ganar». 

Sus inicios
Gerard empezó a jugar a los cuatro años y a competir a los cinco en un deporte que, como explica el progenitor del joven, Santi, «no importa ni la edad ni el aspecto físico que tengas. No hace falta ser más fuerte, sólo competimos con el cerebro y la inteligencia». Actualmente, Gerard recibe clases de su padre, que es Maestro Catalán, y del Gran Maestro Jordi Magem, entrenador de la Federació Catalana. La temporada pasada también tuvo de preparadores al MC Miguel Accensi y al Maestro Internacional Michael Rahal.

Esta temporada, al ebrense le queda todavía el Campionat de Catalunya sub’10 (partidas semirápidas), el Memorial Arturo Pomar (con los seis mejores jugadores de cada categoría), y el Campionat Individual absoluto de Tarragona. Santi apunta que «en este último campeonato intentará coger nivel de cara a futuros torneos, y en los otros dos irá a por la victoria». Resultados a parte, cabe destacar que el ajedrez le permite a Gerard desarrollar las capacidades intelectuales, «jugar y divertirme».

Por otro lado, la próxima temporada, el del Baix Ebre tendrá como retos el Campionat de Catalunya y de España en la categoría sub’12. Además, en noviembre de 2018, se jugará el Campeonato del Mundial por edades hasta sub’12 en Santiago de Compostela, y tendrá que entrenar mucho porque tiene la intención de jugar y poder realizar un buen papel en esta cita. 

 Si el joven, que admira al actual campeón del mundo, Magnus Carlsen, sigue por este buen camino, quien sabe si algún día podrá llegar a ser un Gran Maestro (máximo título a nivel mundial en ajedrez), algo que sería «un sueño hecho realidad».

Alto valor pedagógico
El padre de Gerard, Santi, apunta que «el ajedrez ayuda a pensar y desarrollar capacidades cognitivas muy importantes para los niños: memoria, concentración, razonamiento lógico, cálculo, toma de decisiones...etc. Él mismo sigue diciendo que «actualmente hay un proyecto muy interesante llamado Escacs a l’Escola que tiene como objetivo la introducción del ajedrez en el horario lectivo, con la finalidad de aprovechar el alto valor pedagógico que tiene para trabajar diferentes capacidades y valores fundamentales para los niños. Varios centros de nuestras tierras están dentro de este proyecto, y todas las valoraciones han sido muy positivas». 

El consejo que daría Santi a cualquier jugador que empieza, sería «que se diviertan, que aprendan a jugar. En una partida puedan ganar o perder, pero siempre aprenderán». 

Respecto al nivel de este deporte en las Terres de l’Ebre, Santi afirma que «desde hace años hemos ido subiendo el nivel de nuestros jugadores y cada vez empiezan a jugar más jóvenes. Eso lo valoramos positivamente, pero todavía queda mucho por hacer».

Sin descuidar los estudios
Ajedrez a parte, Gerard Añó  está cursando actualmente quinto de primaria y  quizás encamine su futuro profesional hacia los ordenadores porque «me gustan mucho». Respecto a las aficiones que tiene, confiesa que le gustan «el fútbol y el balonmano». Así es el tortosino, un joven que intenta disfrutar de todo lo que hace y aprender para el futuro.

Temas

Comentarios

Lea También