Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes FÚTBOL

Kiko Aguiló, un adiós en casa

Kiko Aguiló sufrió una lesión que le apartó de los terrenos de juego. El Batea CF, el club en el que ha pasado toda su trayectoria, decidió homenajearle

Gerard Virgili

Whatsapp
Kiko Aguiló, en las instalaciones  deportivas del Batea CF. FOTO: JOAN REVILLAS

Kiko Aguiló, en las instalaciones deportivas del Batea CF. FOTO: JOAN REVILLAS

No hay nada peor para un deportista de cualquier disciplina que caer lesionado. Algunos deben pasar por una rehabilitación que, en cuestión de semanas o meses, les devuelve a la actividad. Otros, sin embargo, reciben la peor noticia que aguarda tras una lesión. Es el caso de Kiko Aguiló, al que diagnosticaron una artrosis de pubis el pasado mes de diciembre. Los médicos le informaron de que no podría volver a jugar al fútbol, ni de forma competitiva ni como pasatiempo.

Kiko,de 30 años que militaba en el Batea CF desde los 16, fue al campo a ver a los suyos pocos días después de que le explicaran la gravedad de su artrosis. Era la primera vez que veía a su equipo lejos del césped, y sus compañeros quisieron darle una sorpresa para demostrarle su apoyo: los jugadores del combinado ebrense saltaron al terreno de juego con una camiseta en la que podía leerse «Gracias, Kiko». Fue un homenaje sentido con poco margen de preparación. El club, que quiso dar ánimos a Aguiló con este sencillo gesto, ha asegurado que más adelante tiene intención de celebrar un homenaje oficial.

Los meses posteriores a la lesión son para Kiko un periodo de adaptación a su nueva situación. Es sin duda un proceso difícil: «Las primeras semanas fueron las más duras», explica Aguiló. «No poder ir a entrenar, no ver a los compañeros y no tener que prepararte la bolsa para los partidos el fin de semana. Es un cambio total de rutina y es algo a lo que me tendre que acostumbrar». De momento el jugador ebrense tiene claro que seguirá viendo jugar al equipo siempre que pueda, tanto en Batea como fuera de casa.

El Batea CF ha sido muy importante para Kiko, pero sin duda él también ha sido durante todos estos años un jugador clave para el club al que dedicó toda su trayectoria. Se identifica como extremo, pero explica que durante su carrera ha ocupado prácticamente todas las posiciones sobre el campo. Incluso tiene anécdotas que contar de sus partidos como cancerbero: «Mis compañeros, bromeando, me pedían que yo fuera el portero. De los diez partidos en los que estuve en la portería, no perdimos ninguno».

Su referencia en el mundo del fútbol, sin embargo, está lejos de los tres palos, y es que Kiko explica que ha tomado siempre a Andrés Iniesta como referencia: «No compartimos posición, pero me fijo en él por su actitud. Cuando estoy en el campo, aunque me enfade, pienso en su manera de resolver los problemas».

Aunque Aguiló se vea obligado a acabar con su etapa como jugador, lo hace en un momento en el que puede decir que ha cumplido: el Batea CF está jugando por primera vez en su historia en Segunda Catalana, a la que consiguieron ascender la pasada campaña, y Kiko estaba disfrutando este año de más minutos de lo habitual: «El míster contaba más conmigo y por primera vez llevaba el brazalete de capitán.»

Ahora, tras la lesión que le ha alejado de los terrenos de juego, Kiko se mantiene vinculado al futbol como míster de un equipo de benjamines que coordina desde principio de temporada. «El trabajo de entrenador me ha gustado siempre. Entrené hace unos años a un equipo de fútbol sala, y en septiembre me estrené en fútbol siete», cuenta Aguiló. «Ahora vivo como entrenador lo que antes vivía como futbolista», afirma Kiko, «aunque no sea lo mismo que estar en el campo».

Siempre es complicado cambiar radicalmente los hábitos, y más aún cuando los cambios no llegan por decisión propia. Kiko, sin embargo, sabe que es cuestión de tiempo acostumbrarse a esta nueva fase de su carrera que tiene ahora por delante. Ha dedicado su trayectoria a un club que le ha visto crecer con el balón en las botas; faltará ahora que le vea crecer, también, a las órdenes de un equipo.

Temas

  • DEPORTES

Lea También