Más de Deportes

Kiko Alabart, un anfitrión en La Coruña

Hockey. El reusense, afincado en Galicia desde 1994, vivirá con intensidad la fase final de la Copa de este fin de semana. Su hijo Ignacio juega en el Barça

Marc Libiano

Whatsapp
Kiko Alabart, un anfitrión en La Coruña

Kiko Alabart, un anfitrión en La Coruña

No hay mejor anfitrión posible en La Coruña que Kiko Alabart, un reusense afincado en Galicia desde que, en 1994, decidió colgar los patines. Alabart descubrió su mejor nivel en el Reus Deportiu y luego lo consolidó en el Liceo, donde levantó títulos y se llenó de prestigio. Defensa riguroso, muy de la época, ahora disfruta de la carrera de su hijo, Ignacio, que ha conquistado la élite como miembro del actual plantel del Barcelona. Ignacio también ha derribado la puerta de la internacionalidad absoluta con cierta precocidad, su hockey resulta más creativo que el de su padre, más ligado a la técnica.

Tanto Reus como Barça van a competir en A Coruña por el último título de un curso marcado por restricciones que ha provocado la pandemia. Kiko Alabart les espera en Riazor para disfrutar de un fin de semana de hockey lujoso, donde aprovechará para saludar a personajes muy vinculados al deporte del stick. En esa final a ocho copera, el Liceo también se ha postulado como uno de los grandes candidatos al premio final. Actúa en casa y gozará del arropo de sus hinchas, en un aforo, eso sí, limitado. La organización solamente va a poder vender el 50 por ciento del recinto, tal y como marca la normativa.

«El Liceo, con la nueva junta, se ha movido muy bien para volver a enganchar a la gente con el hockey. Se ha topado con la pandemia, pero se respira buen ambiente en la ciudad», reconoce Alabart. Que el campeonato tenga lugar en Galicia es motivo de celebración para Kiko. «Podré ver a mi hijo, que desde agosto que no nos hemos visto. Lógicamente soy del equipo en el que juega Ignacio, a pesar de que en el pasado no tuviera mucha relación con el Barcelona». Los azulgranas se presentan en Riazor como campeones de la OK Liga después de protagonizar un mano a mano con el Liceo hasta el final.

Relación con el Reus
Alabart mantiene una relación familiar y vital con Reus, también con el Reus Deportiu, el club que le formó y le colocó en la primera fila del hockey internacional en la década de los 80 y 90. «Hay buena relación con el club, con la presidenta y con Jordi Garcia, con el que de vez en cuando intercambiamos mensajes. También con Àlex Rodriguez, que compartió vestuario con mi hijo en el Voltregà hace unos años. En general, con el entorno del Reus conservo la relación», confirma. 

La ocupación laboral de Kiko Alabart ha culminado toda una trayectoria. Cuando en 1994 decidió colgar los patines, aceptó el reto de involucrarse en el proyecto del sector corporativo de Caixa Galicia. Lo hizo en el ámbito inmobiliario y del Fitness, en Termaria Casa del Agua. Realizó una labor exitosa como alto ejecutivo que le abrió puertas en futuros desafíos. Por ejemplo, el actual. En concreto, aporta su talento como director general de Hijos de Rivera, un holding de Estrella Galicia. Lo hace desde 2011 y expande todo el mercado del grupo en Asia. 

Probablemente Estrella Galicia e Inditex dominen ahora mismo el panorama empresarial en A Coruña, una ciudad que se ha convertido en un escenario cosmopolita, impulsado por la energía profesional de la gente joven.

Con ese rango laboral, el reusense está preparado para vivir un fin de semana repleto de hockey patines en Riazor. Él ya tiene a sus propios favoritos al título. «Barcelona, Liceo y Reus, sin olvidar al Caldes que ha realizado una gran temporada», corrobora.
La Copa del Rey bajará el telón de un curso atípico, con la mayoría de partidos sin público. A Coruña recuperará una estampa con ambiente en el inmenso Palacio de Riazor, que abre sus puertas par acoger a la Copa del Rey masculina y de la Reina femenina. Los mejores equipos nacionales de cada modalidad conforman un cartel goloso. Y todo en casa de Kiko Alabart.

Temas

Comentarios

Lea También