Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Kiko Ramírez: "En la profesión se tiene poca ética"

El técnico tarraconense espera resolver su rescisión con el Wisla de Cracovia polaco antes de volver a entrenar

Diari de Tarragona

Whatsapp
Kiko Ramírez:

Kiko Ramírez: "En la profesión se tiene poca ética"

Tu destitución fue una sorpresa. El Wisla estaba sexto, en la lucha por el título.

Me quedé perplejo. A nivel deportivo, por números y sensaciones de jugadores no se entendió. Cuando un equipo renuncia a un entrenador se ve. Este no era el caso. Al contrario. Los jugadores y la afición estaban conmigo. Pero en Polonia tienen otra mentalidad. Probablemente se asemeja a la que teníamos aquí hace 20 años. Los clubes buscan cambiar el entrenador cuando aparece otro que creen puede mejorar el tema los resultados. 

¿Hubo intromisión?

En la profesión de entrenador hace mucho daño que técnicos sin trabajo llamen y se asomen a otros clubes. Se tiene poca ética. En mi caso pasó. Apareció otro entrenador español que conocía perfectamente al director deportivo y que ya quiso fichar el Wisla en su momento, pero como tenía contrato con un club, decidieron ficharme a mí. Dos meses antes de echarme ese entrenador fue destituido y estaba a la espera. Solo les faltaba una excusa.

Ese ‘momento’ llegó con dos derrotas consecutivas (Górnik Zabrze y Wisla Plock) poco antes del parón invernal.

El primero de esos dos partidos era contra el líder de la competición y nos fuimos al descanso con 1-0 a nuestro favor. En ese momento el equipo estaba a un punto de la primera posición. Ahora son octavos, sin opciones de nada. Es evidente que la decisión de Manuel Junco (director deportivo) ha sido errónea.

Tras tu destitución, con un entrenador interino, el equipo gana el derbi de Cracovia por 1-4. Todos te dedican el triunfo.

Las primeras palabras tras el partido del entrenador provisional Sobolewski fueron: «Esta victoria va dedicada a Kiko Ramírez. Es suya». Son palabras que se me quedarán grabadas siempre. Los jugadores como Imaz o Carlitos también lo hicieron. El día que me fui el vestuario me despidió entre aplausos. Eso es lo que me hace seguir confiando en la profesión.

Un vestuario con una importante colonia española.

El Wilsa es un equipo histórico pero con un presupuesto muy bajo en comparación con Lech Poznan o Legia Varsovia. Fiché jugadores que conocía en 2ªB como Carlitos, Pol Llonch, Imaz, Basha, etc. Ahora Carlitos es el máximo goleador y ofrecen 3 millones por él. 

La Ekstraklasa puso en marcha el VAR (Videoarbitraje). ¿Cómo ha sido tu experiencia?

En Polonia se puso en funcionamiento a principios de temporada y desde entonces cada partido hay penaltis. Algunos lo pitan dos minutos después y cuando el partido ya se había reanudado. O te anulaban un gol después de haber hecho un cambio defensivo. Momentos surrealistas.

¿En tu opinión no favorece al fútbol?

En Polonia no. El VAR tiene que funcionar bajo un criterio muy estudiado. No creo que sea bueno. El fútbol se vive de espontaneidad. Los jugadores no celebran el gol hasta que el árbitro no les da el visto bueno por si el VAR se los anula. O el árbitro para el partido cuatro o cinco minutos mientras se acercaba a la pantalla de pie de campo para ver las imágenes y tomar una decisión. Luego pitaba gol, pero ya no es lo mismo. Descentra al jugador, al fútbol y a la grada. 

En la Ekstraklasa tienes cartel. ¿Seguirías?

Equipos más importantes que el Wisla me están llamando para que les asesore sobre fichajes. El seleccionador polaco Adam Nawalka dijo que el Wisla era de los que mejor fútbol hacía y entrenados tácticamente. Son cosas que me han enriquecido. Pero no dejo de ser un extranjero en Polonia. Son muy patriotas que defienden mucho lo suyo. Eso lo valoro. Poco defendemos aquí lo nuestro. Deberíamos hacerlo más. Su filosofía es que los jugadores o entrenadores extranjeros tienen que ser mucho mejores de los que son nacionales para ficharlos. De lo contrario dan oportunidad a los jóvenes.

¿Repetirías experiencia europea?

Claro, me ha encantado. Por la calle todo el mundo te conocía. Era una persona pública que salía en todos los canales de televisión y hasta en el Canal +. Como aquí puede ser Valverde, salvando las distancias.

¿Cómo has convivido con esa popularidad? 

La afición es muy agradecida y respetuosa. No te molestan. Te piden autógrafos. He vivido estar en un centro comercial con mis hijos y mi mujer y venir un aficionado que se había comprado la camiseta del Wisla, por 40 euros, y quería que se la firmara para colgarla en su casa. 

¿Y el futuro?

Me han llamado varios equipos, pero tengo un año y medio de contrato con un sueldo de la liga al que no puedo renunciar. Aparecen proyectos pero no me compensa. El club me pide que perdone mucho dinero para finiquitar el contrato y se hace difícil a día de hoy. Espero poder quedar liberado.

Comentarios

Lea También