Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes FÚTBOL

La Federació sanciona con 30 partidos de suspensión a un jugador del Perafort por dar un puñetazo a un árbitro

David Morales, jugador de Cuarta Catalana, cumplirá la sanción por agredir al colegiado Oscar Perí. El club ha decidido expulsar al futbolista de la disciplina del equipo

Redacción

Whatsapp
Imagen de archivo del Facebook del F.C. Perafort subida en setiembre de 2014

Imagen de archivo del Facebook del F.C. Perafort subida en setiembre de 2014

Los hechos ocurrieron el pasado 20 de marzo en el Municipal de Perafort. Transcurría el minuto 65 del encuentro cuando el jugador de La Riera Mourad Allaoui recortaba distancias en el marcador y ponía el 3-2. El técnico del FC Perafort decidió entonces sustituir a Jordi Carreras que estaba amonestado para no arriesgarse a que viera la segunda amarilla y quedarse con un diez hombres. El colegiado advirtió a Carreras de que no perdiera tiempo si no quería ver la segunda tarjeta. El aviso se transformó en unos segundos en cartulina y expulsión. David Morales esperaba en la banda ya que era el jugador escogido por el entrenador local para entrar al terreno de juego. Cuando vio la tarjeta roja que le impedía participar se dirigió al colegiado y tras un intercambio de palabras le golpeó con el puño en la cara. Oscar Perí le mostro la roja y decidió suspender el partido para acudir al Hospital a que le hicieran un chequeo médico del ojo, que presentaba mal aspecto, aunque finalmente no se vio afectado. Posteriormente, el colegiado presentó una denuncia contra el propio jugador por agresión. La Federació Catalana de Fútbol (FCF) ha impuesto a David Morales 30 partidos de suspensión, 2 partidos por los insultos y 28 por la agresión.

El presidente del Perafort, Xavi Fernández, asegura que el futbolista “nunca se había mostrado agresivo. Había visto tarjetas por protestar, pero como muchos jugadores”. Sin embargo, han decidido expulsar al jugador porque “en este club este tipo de actitudes son inconcebibles”. No es la primera vez que el Perafort aplica la tolerancia cero con la violencia. El año pasado ya dio la baja del equipo a uno de los guardametas de la plantilla por golpear a un adversario.

 

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También