Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Rapitenca se ve sorprendida por el Vila-seca en la Devesa (0-1)

Con un gol de Trivi

Redacció

Whatsapp
Imagen del encuentro de la primera vuelta. Foto: Pere Ferré

Imagen del encuentro de la primera vuelta. Foto: Pere Ferré

La Rapitenca y el Vila-seca se encontraban en una situación similar en la tabla de clasificación, y en el encuentro de ayer necesitaban la victoria para poder dar otro paso hacia la tranquilidad de asegurar la permanencia. Al final, en este partido de rivalidad provincial, fueron los visitantes los que se llevaron el gato al agua, dejando a los ebrenses en una situación intranquila, a falta de cuatro jornadas para terminar el campeonato liguero.

La Rapitenca no pudo sumar nada positivo, aunque generó numerosas oportunidades, igual que la semana anterior, en la confrontación ante el Castelldefels, que perdieron por 2-0. En los primeros 20 minutos de partido, el Vila-seca aguantó el ímpetu del equipo de Nando Crespo, pero a partir de entonces, y hasta que se produjo el tanto de los tarraconenses, los marineros dominaron y generaron varias ocasiones de peligro que, unas veces por acierto del portero Rodri, que tuvo una gran actuación, y otras por desacierto de los jugadores rapitenses, no terminaron al fondo de la portería del Vila-seca. Al filo del descanso, cuando parecía que los dos equipos se marcharían a los vestuarios con el resultado inicial, un balón despejado por la defensa del Vila-seca lo frenó el viento, y un futbolista visitante peinó el esférico, que llegó a Trivi, quien superó por debajo de las piernas al guardameta Josué. Sin duda, este gol fue un auténtico jarro de agua fría para la Rapitenca que, sin embargo, todavía tenía toda la segunda mitad para intentar remontar y dar una alegría a sus seguidores. Los segundos 45 minutos empezaron de la misma manera, con un Vila-seca defendiendo y un bloque local arriesgando cada vez más, circunstancia que hizo que los tarraconenses dispusieran de alguna opción al contragolpe, que no aprovecharon para aumentar las distancias. Por su parte, la Rapitenca inquietó el marco contrario y una de las acciones más claras fue la protagonizada por Sam, que prácticamente a puerta vacía envió el balón al travesaño. Ya en los últimos compases de la confrontación, los visitantes se quedaron con un hombre menos por la expulsión por doble amonestación de Àlex, pero esto no impidió que el Vila-seca se llevara los tres puntos.

 

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También