La Ribera d’Ebre es la comarca más 'culé' y el Tarragonès la más merengue

La afición del Madrid resiste en la costa tarraconense y el Barça se hace hegemónico en el interior de la provincia y en las Terres de l'Ebre

Raúl Cosano

Whatsapp
La Ribera d’Ebre es la comarca más 'culé' y el Tarragonès la más merengue

La Ribera d’Ebre es la comarca más 'culé' y el Tarragonès la más merengue

La división económica o ideológica en la provincia es también de pasiones futbolísticas. Es mejor ser del Madrid en Salou que en Montblanc, igual que los aficionados blancos están más tranquilos en Tarragona capital que en Tortosa. De la misma manera, si uno es acérrimo del Barça, se sentirá mucho más arropado en Ascó o en Amposta que en El Vendrell, porque las colonias de correligionarios de los dos principales clubes varían en función de la comarca, hasta tal punto de que es posible trazar un mapa del pálpito balompédico, al menos en base al movimiento en las redes sociales.

He aquí el sondeo que ha realizado la empresa Tyrceo, analizando los intereses en redes sociales y cruzándolos con una aproximación comarca a comarca. Se trata de una información comercialmente vital para medir los intereses de cada usuario y saber hasta qué punto pueden ser potencialmente clientes para una marca. Si una persona muestra mucho interés en las motos pero no en los coches, estará en el segmento de usuarios a los que quieren llegar los fabricantes de moto. 

Hay merengues en la costa
En base a eso, también se puede analizar el apego de los internautas a sus equipos del alma, en función de su historial de navegación, sus búsquedas, sus likes, sus retuits o los vídeos que ve. Esa ingente información extraída de plataformas como Facebook, Twitter o Instagram permite ver, por ejemplo, que el gran caladero de madridistas se concentra en el litoral.

Hay que hacer una salvedad: el Barça es el equipo dominador en toda la provincia. El Madrid no aparece como primer club en ninguna comarca, pero sí que se puede detectar dónde los blancos son más fuertes y maquillan, en la medida de lo posible, esa inferioridad, entendida porque en Catalunya el Barça ejerce su poderío con mano firme. Con esos mimbres, el Tarragonès es la comarca más merengue. Ahí la ratio de barcelonistas por blancos es de 1,2, alejada del incontestable 1,8 de la Ribera d’Ebre, la zona, con diferencia, más barcelonista. 

El seguidor azulgrana se hace fuerte sobre todo en zonas rurales y en las Terres de l’Ebre

En el Tarragonès, el Barça muestra una penetración del 12,1% por el 10% del Madrid –el porcentaje de internautas con un interés exclusivo por ese equipo–, la comparativa más ajustada de toda la provincia. También el Baix Penedès y el Baix Camp aparecen como algunos feudos donde el madridismo resiste estoicamente y se hace más visible, al menos en la interacción virtual, lo que puede arrojar la siguiente lectura: el corazón blanco late en el litoral y bebe de un cierto entorno urbano, en poblaciones grandes, con alta inmigración –desde Salou a El Vendrell, pasando por Tarragona pero también por Reus–. Es inevitable pensar que, en lugares donde ha llegado más población de fuera, se muestre una mayor querencia por clubes no autóctonos, como es el Madrid, que padece mucho en Catalunya.  

El mapa provincial del seguimiento de Barça y Madrid en las redes sociales

Así, conforme uno se aleja de la costa y se adentra en el interior rural, más se hace fuerte el aficionado ‘culé’, que logra imponer su hegemonía, arrinconando al Madrid, en algunos casos a la insignificancia, para disgusto de sus pacientes acólitos. ¿Pero dónde sufren especialmente los seguidores de Benzema, Bale y compañía? Sobre todo en la Ribera d’Ebre, donde el barcelonismo prácticamente duplica al madridismo (16% frente a 8,9%). Esa comarca, junto con otras en Catalunya como Bergadà, Maresme o la Vall d’Aran, se erige en todo un baluarte del FC Barcelona. 

Definitivamente, los blancos se hacen pequeños en las Terres de l’Ebre. El Montsià y el Baix Ebre son las otras dos comarcas más ‘culés’ de este ranking, mientras que las otras cuatro restantes de la provincia se mantiene prácticamente en números similares: Terra Alta, Priorat, Alt Camp y Conca de Barberà. En esencia, son malos lugares –esa Tarragona que tiende a ser la vaciada– para que el forofo madridista defienda su causa porque el sentimiento azulgrana campa con holgura. Hay 1,6 hinchas ‘culés’ por cada madridista, según el estudio, de lo que se concluye que cuando gana el Madrid sonarán muchas más bocinas y habrá más griterío en las calles de Torredembarra o Calafell que en las de Valls o Falset.

Los datos de interés por cada equipo los ha extraído Tyrceo a partir de la plataforma de marketing de redes sociales (Facebook, Instagram). Para tener estadística de cada comarca Tyrceo agrega todos los municipios que constituyen la región obteniendo un valor de interés final. Son datos de población presente en la red y que, obviamente, no incluyen a los del resto de población que no actúa en internet.

Para descartar a la gente con interés por varios equipos se incluía la condición «gente interesada por el Real Madrid y no por el Barcelona», y viceversa. En el mapa que acompaña a esta información están representadas dos variables: interés exclusivo por el Barça e interés exclusivo por el Madrid. Ambas tienen un tanto por ciento que es lo que muestra el apego de cada zona a uno de los dos conjuntos. 

Temas

Comentarios

Lea También