Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Roja debuta de incógnito

El fracaso en Brasil, las dudas en su juego y la convulsión por el 'caso De Gea'´ llenan de interrogantes el estreno de la selección española en la Eurocopa frente a la República Checa

Iván Orio

Whatsapp
El guardameta De Gea, que apunta al once titular esta tarde ante Chequia, ha vivido una semana convulsa tras verse involucrado en una investigación de tinte sexual. Foto: EFE

El guardameta De Gea, que apunta al once titular esta tarde ante Chequia, ha vivido una semana convulsa tras verse involucrado en una investigación de tinte sexual. Foto: EFE

La selección se ha vestido de incógnito para debutar hoyen la Eurocopa en Toulouse frente a la República Checa (15:00 horas). El varapalo sufrido en el Mundial de Brasil, del que aún no se ha recuperado del todo, los claroscuros en su juego y la convulsión en su cuartel general por la divulgación de una posible implicación de David de Gea en un sumario de escándalos sexuales han colmado de interrogantes el estreno de los dobles campeones continentales.

Resulta muy complicado intuir la España que saltará esta tarde al terreno de juego en su primer partido del torneo. Hay numerosas preguntas sin respuesta y Vicente del Bosque se muestra más hermético que nunca, refugiado en una ambigüedad inusual en él tanto en el dibujo que pondrá en escena ante los checos como en la identidad del portero titular, un debate latente que se ha desbocado tras el bombazo informativo en el paraíso de Saint Martin de Ré.

Llega la hora de la verdad y la expectación por el debut se nubla por una cierta ensoñación colectiva en ‘La Roja’, como si los propios internacionales y el cuerpo técnico también necesiten ver lo que ocurre para analizar con datos en la mano el escenario real en el que se mueven.

Los jugadores saben mejor que nadie que un pinchazo o una mala imagen en Toulouse destaparía la caja de los truenos, les sumiría en un mar de dudas y les sometería a una presión asfixiante tras su regreso al retiro isleño. En Sudáfrica se perdió en el estreno y en Polonia y Ucrania se empató, pero los contextos eran distintos.

La insistencia de los jugadores en sus apariciones públicas en que es necesario olvidarse de lo que sucedió hace dos años en Salvador de Bahía, una humillación frente a Holanda (1-5) difícil de asimilar que a la postre resultó letal, deja a las claras el sumo respeto con el que encaran su estreno en la cita francesa.

Chequia no tiene ni de lejos el potencial de aquella selección neerlandesa, pero no preocupa tanto la entidad del contrincante como el propio rendimiento de España, capaz de superar con suficiencia a Bosnia (3-1), avasallar a Corea del Sur (6-1) y ofrecer la peor cara ante Georgia en el último amistoso de preparación.

En el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe se vio una España plana, previsible, lo último que puede ser una selección que basa su sistema y su eficacia precisamente en la imaginación y la rapidez en la circulación del balón. Algunos futbolistas llegaron a molestarse en el campo por problemas de desubicación.

El elemento distorsionador de la semana, la aparición del nombre de De Gea en una investigación de tinte sexual junto al de Iker Muniain, también puede tener consecuencias imprevisibles aunque haya sido arropado por sus compañeros. Si el meta del United es hoy titular y lo hace bien, se ensalzará su cabeza fría y su capacidad de abstracción después de varios días de pesadilla personal. En caso contrarío, las críticas estallarían.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También