Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La afición del CF Reus estalla contra Joan Oliver

Los aficionados del CF Reus congregados desde las once de la mañana de este sábado en el Estadi hicieron de la llegada y la salida del máximo dirigente rojinegro un infierno

Juanfran Moreno

Whatsapp
Joan Oliver a la salida del Estadi tras la rueda de prensa. Foto: Alfredo González

Joan Oliver a la salida del Estadi tras la rueda de prensa. Foto: Alfredo González

A las 10.00 horas de la mañana de este sábado el Estadi Municipal de Reus ya contaba con varios detalles en sus aledaños que indicaban que la figura de Joan Oliver había agotado la paciencia de los aficionados rojinegros. Varios carteles ofensivos, un muñeco colgado y pintadas en contras del máximo dirigente indicaban que iba a ser una mañana movidita.

Sobre las 10.30 horas comenzaban a llegar los aficionados rojinegros que habían sido citados a las 11.00 horas para manifestarse en contra de Joan Oliver. Lo cierto es que con el paso de los minutos cada vez se congregaban más seguidores que amenizaban la espera charlando con gran desesperación de la situación actual del CF Reus. “Nos ha engañado como ha querido”, “estamos haciendo el ridículo por su culpa”, “ha sido un cobarde”… Eran algunas de las frases más contundentes que se escuchaban entre los aficionados rojinegros.

Joan Oliver había citado a los medios a las 12.00 horas de la mañana para realizar una rueda de prensa en la que dar explicaciones sobre la situación actual del club, un equipo que ayer perdió a cinco futbolistas (Carbia, Badia, Olmo, Moore y Villanueva) tras haber prosperado el proceso abreviado que habían presentado hace una semana atrás por el impago de sus nóminas.

Cuando se acercaba la hora marcada, los nervios entre los aficionados aparecían. Tenían ganas de ver a Joan Oliver y poder recriminarle a la cara la nefasta gestión que a su parecer estaba y está realizando con el club rojinegro. En la puerta principal de la entrada del parking del Estadi Municipal se arreplegaron todos los aficionados con el objetivo de no permitir la entrada de Joan Oliver.

Las pintadas en contra de Oliver. Foto: Alfredo González

El máximo dirigente rojinegro tardó en llegar pero consiguió acceder al Estadi entrando por la puerta secundaria del Estadi que no congregaba apenas aficionados. En todo caso, tenía claro que iba a tener que aguantar el aluvión de críticas ya que para acceder a la sala de prensa del Estadi es imposible no ser visto desde fuera.

Nada más bajarse del coche los insultos y reproches hacia la figura de Joan Oliver fueron constantes. De repente, los aledaños del Estadi se convirtieron en un infierno para el máximo dirigente rojinegro. Aquellos mismos que hace años atrás le veneraban, ahora le pedían con furia que se marchase del CF Reus. Oliver apechugó y entró con la cabeza alta al Estadi, consciente de que en realidad el enfado de los aficionados rojinegro está más que justificado.

Hubo incluso dos lanzamientos de huevo que estuvieron a punto de impactar en Joan Oliver pero por fortuna no ocurrió. La rueda de prensa duró 90 minutos y tardó otros 30 minutos en abandonar el Estadi ya que había programado una reunión con el cuerpo técnico en la que por cierto no estuvo presente Xavi Bartolo. Sobre las 14.05 horas, Oliver salía del feudo rojinegro con unos aficionados que le esperaron para volver a increparle y reprocharle su gestión al frente del club. Hubo un amago de conversación con un aficionado rojinegro pero Oliver decidió marcharse ante los ánimos de los aficionados reusenses. Finalmente, se marchó como había entrado, con una masa social totalmente enfurecida y que tiene claro que Joan Oliver debe abandonar el club cuanto antes.

Temas

Comentarios

Lea También