Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La arista hacia el gran sueño de Òscar Cadiach

El alpinista desvela las fotografías que vislumbran su nuevo y apasionante reto en el Broad Peak (8.047 m.)
Whatsapp
Cadiach, ascendiendo alBroad Peak, rodeado de las cimas del glaciar del Baltoro. Foto: O. Cadiach

Cadiach, ascendiendo alBroad Peak, rodeado de las cimas del glaciar del Baltoro. Foto: O. Cadiach

«El día después del intento a la cima delBroad Peak estaba bastante triste. Empezaba a tener claro que difícilmente íbamos a disponer de una nueva oportunidad -como así sucedió-. Fue entonces cuando Anna Pujol, la auténtica animadora de nuestro grupo, me dijo viendo mi estado de ánimo que tenía que pensar de inmediato en un nuevo proyecto e ilusionarme con él. A partir de sus palabras tuve claro que si los dos últimos años no había conseguido la cumbre por la ruta habitual (desde Pakistán), en 2016 podría intentarlo por alguna vía nueva. Y me acordé de aquella arista que vi en 1992, mientras ascendíamos hacia el Broad Peak central desde la vertiente china...». Quien habla es Òscar Cadiach. Ya en Tarragona, recuperado de su última expedición, se expresa ilusionado sobre este nuevo proyecto que ya tiene perfilado: una vía jamás intentada que parte desde territorio chino, y que, de conseguirla, sería una primera mundial como se conoce en el argot alpinístico. La culminación perfecta a su conquista de los 14 ochomiles.

 

 

Al montañero tarraconense le brillan los ojos mientras muestra las fotografías de la espectacular arista por la que pretende escalar el próximo año. No habían visto la luz hasta hoy. Las tomó junto a la propia Anna dos horas después de abandonar el campo base y emprender el camino de regreso junto a sus compañeros. Cuando en el horizonte, desde cierta distancia, se dibujaba tan magnífica perspectiva.

Aunque las imágenes están tomadas desde Pakistán y en su siguiente expedición escalaría por el otro lado, se aprecia claramente toda su majestuosidad. «Son entre 4 y 5 kilómetos que discurren de sur a norte, desde un collado que según se observa a través de Google Earth está a unos 5.671 metros de altura», prosigue Òscar.

Mediante esta herramienta se visualiza claramente toda su traza. «Para llegar hasta ese collado, donde montaríamos un campo III, lógicamente antes deberíamos encontrar la ruta de acceso desde abajo, aunque conocemos esa zona de mis exploraciones en 1991 y 1992. Luego se sube progresivamente, sin aparente dificultad, hasta llegar a un plateaux, a unos 7.470 metros», añade.

A partir de ahí llegaría el aparente principal escollo de la arista. Una aguja de roca, a unos 7.705 metros, «que debíamos escalar o bien rodearla para poder continuar hasta la cima».

En 1997 los hermanos Iñurrategui, Alberto y Félix (éste fallecido en el año 2000 en el G-II), llegaron a intentar esta misma vía por la cara pakistaní, alcanzando los 7.200 metros, pero las grietas y riesgo de avalanchas les impidieron progresar.

Nadie lo ha intentado, sin embargo, por la vertiente china, algo que motiva todavía más a Cadiach. «Me ilusiona más conseguir esta primera mundial e innovar dentro del alpinismo que ser el primer catalán en completar los catorce ochomiles», sentencia Cadiach, quien en su día ya abrió dos nuevas rutas en el Broad Peak: en su pico central (8.020 m.), en 1992, y en el norte (7.600 m.), en 1990.

Pese a sus planes el tarraconense no sabe aún si el gobierno chino autorizará la expedición, supeditada pues a esos temas burocráticos. Este otoño, por ejemplo, ha prohibido cualquier actividad desde Tíbet por motivos políticos.

Además de la autorización Cadiach deberá conseguir financiación. Una cordada de esta envergadura puede oscilar entre los 60.000 y los 100.000 euros. «Hay que pagar los permisos para unos tres meses;cruzar el desierto de Taklamakán en camellos (hasta allí no vuelan los helicópteros); llevar cocinero, porters... Seríamos los únicos allí y eso lo encarece todo..», prosigue Óscar, que espera, pese a todo, despertar el interés de los patrocinadores. Sería, eso sí, a partir de junio.

De momento comparte su entusiasmo con los que han sido sus compañeros de expedición, a los que sorprendió con este nuevo reto a inicios de esta semana, aún en Islamabad, justo antes de volar hacia Catalunya. El navarro Patxi Goñi, los gerundenses Carles Figueras y Jordi Bosch ‘Barraca’ y la médico de Ponts Anna Pujol quedaron entusiasmados con la idea de poder sumarse al proyecto.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También