Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'La catalana' conquistó Italia

Bajo un apodo reconocible, Judit Salvadó se convirtió en pionera tras ganar la Copa de Italia de Rugby 7. El Rivoli le dio la opciónde compaginar su pasión con el trabajo como arquitecta
Whatsapp
Judit Salvadó, en plena acción, durante un partido de esta temporada con el Rivoli.  Foto: Cedida

Judit Salvadó, en plena acción, durante un partido de esta temporada con el Rivoli. Foto: Cedida

Una beca europea permitió a Judit Salvadó (Reus, 1986) viajar hacia el Valle de Aosta, una de las regiones con mayor encanto de la zona noroeste de Italia, el pasado mes de enero. Judit quería completar su formación en arquitectura superior con una aventura en un país conocido para ella. Cursó el Erasmus en Torino durante el período de estudios. Dominaba el idioma y se lanzó a por el reto. Un desafío que iba a tomar un pulso deportivo fascinante.

Amante del balonmano, la reusense buscó en el deporte la llave definitiva para la adaptación. Antes había ofrecido su talento en el Reus Deportiu, el Ascó, el Cambrils y el Tarragona. Incluso en la carrera exhibió virtudes en el equipo de la UPC (Universitat Politècnica de Catalunya). También probó suerte en el fútbol, aunque jamás imaginó que el rugby iba a ocupar parte de su tiempo de ocio. Más que eso, iba a generarle pasión casi vital.

Dos amigas la convencieron y en la UPC le encontró encanto a un deporte engañosamente violento, aunque con una dosis de trabajo mental extraordinaria. A la jugadora le llamó la atención la gran variedad de roles que se pueden encontrar en un mismo equipo. Siempre amó los deportes colectivos.

En Italia rápido encontró refugio en el Rugby Rivoli, donde vivió un trayecto exitoso. El Rivoli es uno de los equipos de mayor tradición en la modalidad de rugby 7. «No he hallado muchas diferencias entre Italia y Catalunya en este sentido. La única que en Italia jugamos en medio campo y aquí se hace a todo el terreno de juego», asegura la protagonista. En su periplo transalpino ocupó la posición de ala. «Exige habilidad, agilidad y fuerza. Pensar muy rápido para poder correr con sentido». Judit no tardó en exhibir virtudes. Y el equipo en alcanzar resultados. El Rivoli se proclamó campeón de la Copa de Italia, tras vencer en la gran final al Vicenza. El título se masticó mucho antes. No resultó una sorpresa. «Cada fin de semana se juega un torneo y los resultados siempre eran favorables», recuerda.

 

La primera

El premio copero hizo de Salvadó una jugadora pionera. Es la primera catalana que levanta la Copa de Italia, aunque para la reusense los títulos individuales no modifican el bien colectivo. «Lo que más me gustó fue el excelente ambiente que teníamos en el vestuario y la cantidad de amistades que hice gracias al deporte».

En eso, el tercer tiempo del rugby suele servir como acicate perfecto. Une. Provoca cohesión entre todos los equipos. En Italia, el club que organiza el torneo del fin de semana se encarga también de montar el tercer tiempo. En él se reúnen todos los equipos para hacer grupo, intercambiar experiencias y reír mucho. «No hay rivales. Existe mucho respeto entre las jugadoras», confirma la protagonista.

En sus primeras carreras por el verde de los campos italianos, Judit Salvadó era conocida como ‘la spagnola’, aunque poco a poco ella misma decidió modificar ese apodo. Prefirió que la llamaran ‘la catalana’, tal y como es conocida ahora. No olvida sus raíces, ni siquiera a miles de kilómetros de distancia de su gente.

La reusense ya ha confirmado que no regresará a Italia la próxima temporada, aunque no renuncia a una nueva aventura en el extranjero. Seguramente, con el rugby como fiel compañero de viaje.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También