Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La continuidad del propietario del CF Reus, Clifton Onolfo, está en el aire

El americano conoció la noticia desde Miami y su futuro en la entidad es una gran incógnita, ya que una inversión a largo plazo en Segunda B supone gastos terribles

Marc Libiano

Whatsapp
Onolfo, de pie, en el palco, durante un partido del filial en el Estadi.  FOTO: Alfredo González

Onolfo, de pie, en el palco, durante un partido del filial en el Estadi. FOTO: Alfredo González

Sobre las 10.30 de la mañana de ayer, el Reus recibía el comunicado del Tribunal Administrativo del Deporte con la ratificación de esos tres años de sanción sin poder acceder al fútbol profesional. También el administrador concursal del club, David López, que ayer no se encontraba en el Estadi, había conocido la resolución del TAD de primera mano, antes que nadie. Mediante un contacto telefónico, López acercó la noticia al todavía propietario del Reus, Clifton Onolfo, que desde hace casi dos semanas se encuentra en Estados Unidos, al parecer para resolver asuntos personales. El dictamen del TAD puede cambiar totalmente el escenario y la influencia de Onolfo en Can Reus.

Tres años en Segunda B no permiten una inversión y un proyecto a medio plazo, además de los gastos económicos que supone competir en la categoría de bronce, con escasos ingresos y muchos dolores de cabeza. De ahí que nadie descarta que Onolfo acabe abandonando la Sociedad Anónima Deportiva. De hecho, por Reus corre ya el rumor de que no vuelva a pisar la ciudad, aunque hoy, el americano todavía ejerce de propietario, a pesar de que el concurso de acreedores no le permite realizar ninguna operación sin el consentimiento del administrador concursal.

Onolfo, junto a su socio Rusell Platt, tomaron las riendas del club un 21 de enero por la madrugada, cuando Joan Oliver, el antiguo propietario que ha dejó una herencia devastadora, le firmó la venta a cambio de la deuda, en un inicio, de más de cinco millones de euros. Desde su llegada, Onolfo no ha invertido dinero en pagar a trabajadores y entrenadores profesionales y del fútbol base, que ya acumulan más de siete meses sin percibir sus nóminas. Éstos terminaron por denunciar, vía judicial, al Reus. Sólo decidió abonar un mes a 12 jugadores del filial para que siguieran compitiendo en Tercera División hasta final de temporada. Las decisiones del americano han generado muchísima controversia hasta el punto que su fiabilidad despierta ahora mismo muchas sospechas en el entorno del CF Reus.

Onolfo tenía previsto regresar a la capital del Baix Camp en los próximos días, aunque de momento no lo ha hecho. Veremos si asume la sanción y decide, por fin, invertir en un proyecto de futuro o, en cambio, toma la decisión de renunciar a esa propiedad.
 

Temas

Comentarios

Lea También