Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La defensa se convierte en la mayor amenaza ofensiva del Nàstic

El Nàstic ha conseguido cinco de sus nueve goles en lo que va de temporada mediante sus defensas: David Goldar, Juan Rodríguez, Bruno Perone, Javier Bonilla y Carlos Albarrán

Juanfran Moreno

Whatsapp
Bonilla en un partido con el Nàstic esta temporada.

Bonilla en un partido con el Nàstic esta temporada.

Ya no existen sospechas de que el inicio de temporada del Nàstic no ha estado a la altura de las expectativas. Su rendimiento ha sido irregular y una sola victoria en ocho partidos es un pobre bagaje. Sin embargo, dentro del clima de desilusión en el que vive inmerso el aficionado grana no todo es negativo. Hay cosas positivas que se pueden extraer de este flojo comienzo de curso. Uno de los aspectos más positivos del equipo está siendo el rédito goleador que le está sacando a sus defensas y al balón parado.

El conjunto de Xavi Bartolo está encontrando los goles en la defensa de manera casi constante. Son cinco los tantos en total que suman los futbolistas que ocupan la retaguardia del conjunto grana. Cinco goles que representan más del 50% de los tantos conseguidos por el Nàstic en las ocho primeras jornadas de campeonato (nueve goles a favor en total). 
La veda la abrió Javier Bonilla en la primera jornada de campeonato ante el Llagostera. El lateral izquierdo cogió la responsabilidad de lanzar hasta ahora el único penalti que le han señalado a favor del equipo tarraconense esta temporada. El soriano lanzó con frialdad y marcó el primer tanto de la temporada dando comienzo a una rutina que ya se ha hecho costumbre.

En la segunda jornada de campeonato ante el Barça en el estreno del Estadi Johan Cruyff fue David Goldar el que consiguió marcar. El central en aquel momento, ahora está actuando como mediocentro en el doble pivote, logró el tanto del empate en una falta lateral que culminó con un buen cabezazo.

Ante el Cornellà, en la quinta jornada, el Nàstic consiguió un empate gracias a dos goles de dos defensas que también se estrenaron esta temporada con la zamarra grana. Carlos Albarrán redujo distancias tras una buena llegada de segunda línea y Bruno Perone selló el empate con un perfecto cabezazo en otra falta lateral de la que sacó redito el conjunto tarraconense.
El último defensa en marcar gol ha sido Juan Rodríguez. Fue en la pasada jornada ante el Valencia Mestalla en un córner. Así al menos lo reflejó el acta arbitral. Si se observa la jugada repetida no se tiene tan claro que el gol fuese del central gallego, ya que parece que es Brugui quien conecta el cabezazo. En todo caso, la oficialidad le da el gol al canterano del Sporting y por lo tanto el Nàstic puede presumir de acumular cinco goles desde la línea defensiva. 

En otras palabras, el conjunto grana ha sumado más goles desde la retaguardia que desde el frente ofensivo. Allí solo Pedro Martín y Brugui han podido aportar con tres goles el primero y uno el segundo. Cuatro goles en total que son uno menos que los acumulan la defensa tarraconense. 

Bonilla, arma a balón parado

En todos estos goles, Javier Bonilla ha tenido mucha incidencia. Más allá de su primer tanto ante el Llagostera, el lateral soriano ha repartido tres asistencias en lo que va de temporada. Goldar, Perone y Juan Rodríguez. Su zurda es oro en las jugadas a balón parado y el conjunto grana tiene un arma ofensiva de mucho nivel para esta temporada. Tanto en faltas laterales como córneres, Bonilla ya ha impuesto su ley y todo apunta a que se convertirá en el máximo asistente del conjunto grana si sigue con esta dinámica. 

Con la asignatura del gol más que aprobada por parte de la defensa, ahora la zaga grana tiene que dar un paso adelante en fase defensiva. Algo que ha hecho en las últimas semanas pero no de manera firme. 

Temas

Comentarios

Lea También