Más de Deportes

La épica no sirve en Lleida

Hockey. El Reus vuelve a tropezar con el equipo de Folguera (2-1) y Raúl Marín se lesiona en el segundo tiempo

Marc Libiano

Whatsapp
Foto: Reus Deportiu

Foto: Reus Deportiu

El Lleida eleva a su máximo esplendor la palabra solidaridad. Sobrevive porque su compromiso con la causa resulta asombroso. En defensa es un campo de minas, un dolor de muelas, obliga a sus rivales a depurar la paciencia y a perfeccionar la precisión. Además dispone de un auténtico filón bajo el arco. Martí Serra se ha convertido, sin duda, en uno de los tres mejores arqueros del campeonato. 

El Reus sufrió en sus carnes de nuevo esa voracidad competitiva ilerdense. Dos planes antagónicos midieron estados de ánimo en Bell-lloc. El de Albert Folguera prefiere el cerebro, los ataques a 45 segundos, el control de las emociones. El de Jordi Garcia apuesta por ofensivas más vertiginosas y se arropa en el talento de sus primeras espadas. Padece más atrás, aunque se cuenta con ello.

En el primer tiempo, la perseverancia rojinegra recibió un castigo brutal. Su enemigo fue puntual y práctico. No necesitó llegar demasiado para encontrar botín, todo lo contrario que el Reus, menos demoledor de lo que acostumbra. En ese papel se agigantó Martí Serra, que sujetó cada mano a mano con Àlex Rodríguez, el mejor del Reus con la pelota. Incluso le adivinó un tiro directo a Marín cuando restaban 15 segundos para el intermedio, ya con 2-0. Impidió que los rojinegros regresaran a la pelea.

En la otra orilla, Cañellas, natural de Vila-seca y con un largo historial en el Lleida, recogió un rechace para avanzar a su equipo a los 10 minutos. El 2-0 con el que finalizó el primer capítulo llevó la firma de Vives, en este caso desde el punto de penalti. 
Quizás, los de Garcia recibieron una penalización excesiva, pero el rival obliga a eso, a la máxima atención. Espera y cuando observa el resquicio, define. No entiende de meritocracia. Ese ideario permite a Folguera y sus chicos conservarse en la élite. 

El Reus hizo sonar el arrebato de la épica antes de lo que hubiera deseado, pero no se le presentaba otra opción, necesitaba descubrirse y acelerar las pulsaciones del juego para hallar los espacios. Garcia hizo coincidir a Marín, Àlex y Julià en esa puesta en escena post descanso y, por acoso y derribo, los rojinegros acularon al Lleida, que se atrincheró entorno a Serra. No le importan demasiado este tipo de guiones al equipo de Folguera. Anda acostumbrado a ello, aunque precisó achicar agua.

Gol y lesión
Los reusenses hallaron el gol en una pena máxima que se fabricó Àlex Rodríguez y que él mismo convirtió con una pala violenta que mandó al ángulo. Resultó la única concesión de Serra durante la tarde. Cuando el Reus pareció engullir a su enemigo, Marín intentó un tiro desde propia pista para evitar el pasivo y se lesionó el hombro. Ya no regresó a la pista. Restaban algo más de 10 minutos. El Reus tampoco fue el mismo desde entonces, su ambición perdió fuelle.

A pesar de ello, como ante el CE Vendrell, el equipo puso alma al asunto para, por lo menos, rescatar un punto, pero se enredó en la telaraña local y chocó contra un Serra extraordinario, sin un rasgo de inseguridad en ese oficio tan especial como el de parar bolas. Recibió pelotazos en todas las extremidades del cuerpo, pero el portero del Lleida no desvaneció y secuestró el éxito.

Ficha Técnica

Lleida Llista. Serra, Di Benedetto, Cañellas, Vives y tomàs. También jugaron; Jepi Selva, Folguera, Duch.
Reus Deportiu. Ballart, Bancells, Salvat, Àlex Rodríguez y Marc Julià. También jugaron; Marín, Castro, Ferran y Nájera.
Goles. 1-0, Cañellas (10’), 2-0, Vives (19’), 1-2, Àlex Rodríguez (35’).
Árbitros. Sandoval y De la Hera.Cartulina azul para Raúl Marín. 14 faltas para el Lleida y ocho para el Reus Deportiu.

Temas

Comentarios

Lea También