Más de Deportes

La explosión de Jordi Oribe impulsa a la Pobla

El mediapunta del conjunto poblense ha vuelto a la titularidad de la mejor manera posible. Ha transformado tres goles en sus dos últimos partidos

JUANFRAN MORENO MARCELO

Whatsapp
Jordi Oribe suma tres goles en las últimas dos jornadas. FOTO: PERE FERRÉ

Jordi Oribe suma tres goles en las últimas dos jornadas. FOTO: PERE FERRÉ

La Pobla de Mafumet decidió apostar por la llegada de tres futbolistas de mayor experiencia en la categoría el pasado verano. Jordi Oribe, Albert Miravent y Dani Argilaga eran los elegidos para liderar a un joven vestuario al que se quería reforzar con tres personalidades respetadas en el fútbol tarraconense.

Oribe era un futbolista en el que se tenían puestas muchas esperanzas. Su hoja de ruta invitaba a afirmar sin tapujos que el filial grana había cerrado a un jugador llamado a marcar las diferencias como ya había hecho en un pasado. El CF Reus B, Vilafranca y Prat habían sido tres lugares en los que había demostrado su facilidad para relacionarse con el juego y el gol. Eso le valió para firmar por el Prat en Segunda B, pero fue una aventura efímera que terminó con su regreso a Vilafranca en el mercado de invierno de hace dos temporadas.

Su llegada a la Pobla fue ilusionante, pero lo cierto es que la adaptación y el contexto negativo en el que navegó el filial grana durante las primeras semanas no ayudarion a ver su mejor versión. Dani Vidal llegó al banquillo y comprobó que aquel futbolista podía despegar junto con el resto del equipo y salir de ese estado de bloqueo. Supo gestionar su situación y le hizo ver que su momento iba a llegar. Era cuestión de trabajar y esperar.

Oribe no rechistó y aceptó el envite. Trabajó en silencio, disfrutó de la mejora del equipo desde la barrera y asumió el rol de revulsivo con naturalidad. Lejos de poner mala cara, ofreció un rendimiento que fue a más desde el banquillo. Cinco partidos consecutivos pasó sin ser titular. Sin embargo, su progresión seguía con fidelidad la hoja de ruta marcada.

El momento de regresar al once titular llegó frente al Igualada. Dani Vidal premió el rendimiento de Jordi Oribe desde el banquillo y le puso de inicio. El talentoso mediapunta no desaprovechó la ocasión y marcó uno de los cuatro goles conseguidos por la Pobla en la goleada. Su tercer tanto en lo que iba de temporada.

Como no podía ser de otra manera, Dani Vidal le volvió a meter de inicio en el primer partido de la segunda fase frente al Banyoles. Le ofreció un paisaje dominante en el que iba a entrar en contacto con el balón de manera constante y con absoluta libertad de movimientos para poder potenciar su facilidad para ver puerta. Media hora había transcurrido cuando recogió un balón filtrado en la frontal y le pegó con el alma para empatar el partido sacando a relucir su zurda.

No celebró demasiado el gol porque era momento de ir a por la remontada frente al conjunto gerundense. El segundo gol que la certificaba llegó también con Oribe como protagonista ya en la segunda parte. El mediapunta recogió un centro de Argilaga y conectó un cabezazo medido al pelo largo que superó al meta rival. Esta vez sí que celebró con mucha felicidad justamente merecido.

La explosión individual era un hecho. Quinto gol de la temporada y el tercer en los dos últimos partidos. Más vale tarde que nunca.

Temas

Comentarios

Lea También