La falta de gol condena a Agné

El Nàstic solo ha marcado tres goles en los últimos seis partidos

JAUME APARICIO LÓPEZ

Whatsapp
Pablo Fernández trata de bajar un balón durante el partido del Nàstic en Cornellà. FOTO: NÀSTIC

Pablo Fernández trata de bajar un balón durante el partido del Nàstic en Cornellà. FOTO: NÀSTIC

El empate en Cornellà dejó el futuro de Raül Agné al mando del Nàstic en un punto indeterminado. El equipo no ganó, pero tampoco fue el conjunto blando de otras salidas. El portero Manu García fue vital para evitar la derrota, pero tanto como la falta de gol impidió que los tarraconenses regresaran a casa con los tres puntos. Esa mala puntería de cara a puerta volvió es la condena más grande que acumula el equipo en este tramo de seis jornadas sin ganar.

Solo hace falta mirar a las estadísticas para entender la magnitud de la sequía goleadora en estos momentos: tres goles en seis partidos. Una cifra que un equipo de la parte alta no se puede permitir.

En este escenario de escasez de dianas no es extraño la posición del Nàstic en la tabla, decimotercero. La escasa capacidad goleadora ha lastrado tanto al equipo que le situa como uno de los conjuntos con menos gol del grupo 2 de Primera RFEF Footters. En lo que va de temporada los granas han anotado 14 goles. Una cifra que es la cuarta peor del grupo. Solo los tres últimos clasificados tienen peores números que el Nàstic en este sentido: Costa Braca (8), Betis Deportivo (10) y Sabadell (8).

Los delanteros del Nàstic están gados, pero no solo ellos, también jugadores de segunda línea o incluso defensas, en las acciones balón parado, han errado ocasiones claras. El domingo en Cornellà la tuvo Ribelles, Fullan y también Pablo Fernández, pero en todos los casos el balón se marchó desviado o llegó mansamente a las manos del portero.

Consciente del poco gol que estaba teniendo el equipo, Raül Agné puso los tres atacantes que tenía disponibles en liza. Con Pedro Martín lesionado, entraron en l once Pablo Fernández, Edgar Hernández y Fran Carbia. Entre los tres suman la mitad de los goles anotados esta temporada. Además, también Bonilla, que acumula dos dianas esta campaña, salió de inicio. Todo por romper con la sequía.

El plan, no obstante, se cayó antes del descanso por la lesión de Edgar Hernández. Pero su relevo también es uno de los máximos goleadores del equipo, Robert Simón con dos tantos. Pero la relación con el gol no mejoró y el equipo no pasó del empate.

Un resultado que eso sí, dio una bola extra para Raül Agné. La directiva no tomó decisiones drásticas y esperará, al menos, una semana más, dejando el futuro del técnico de Mequinenza en el encuentro ante el Villarreal B, líder del grupo, en el Nou Estadi de este domingo a las 12.00 horas. Partido crucial para el entrenador y para el equipo que podría quedarse a un paso del abismo del descenso.

Lesiones

Ante el filial amarillo que ha recuperado el primer puesto provisional de la tabla clasificatoria no estará Edgar Hernández. El futbolista grana tuvo que abandonar el partido frente al Cornellà después de una acción con Mancuso, que le costó la amarilla al futbolista local. La entrada fue dura pero aún fue peor el movimiento que la acompañó. Debido al golpe, la pierna de Edgar se resbaló provocando una rotura fibrilar en el adductor derecho. Hasta mañana jueves no le podrán hacer las pertinentes pruebas médicas para saber con exactitud el alcance de la lesión, pero todo apunta a que se perderá el partido de esta jornada y también la visita a la UE Costa Brava, es decir los dos que restan para acabar el año.

Al que recuperará para la visita del líder es a Pedro Martin que volvió a ser baja por lesión en Cornellà. El delantero andaluz se había lesionado en el partido copero ante el Linares, al poco de ingresar al campo en la segunda mitad, y tampoco viajó a Algeciras.

Temas

Comentarios

Lea También