Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La hora punta

El Nàstic necesita de los goles de sus delanteros en las cuatro finales por la permanencia que quedan

Juanfran Moreno

Whatsapp
Manu Barreiro se lamenta de una ocasión errada ante el Elche. Foto: Lluis Milián

Manu Barreiro se lamenta de una ocasión errada ante el Elche. Foto: Lluis Milián

Los números no engañan. A los delanteros del Nàstic les está faltando gol a lo largo de la temporada. Que Uche sea el máxima goleador del equipo con cinco tantos cuando lleva disputados tan sólo 13 minutos en las últimas 15 jornadas es un claro indicativo de ello. Aun así, los granas no son ni mucho menos de los peores equipos en cuanto a goles a favor. De hecho, hasta siete equipos tienen un peor registro goleador que los de Merino.

Y es que, por suerte, el resto de líneas del equipo sí que están teniendo buenos registros. Hombres como Tejera, Muñiz, Emaná o Juan Delgado suman cuatro goles cada uno en lo que va de temporada. Estadísticas notables para futbolistas que no juegan siempre tan próximos al área. Aunque es cierto que Juan Delgado y Achillé Emaná han jugado en muchas ocasiones como delanteros, haciendo gala de su dinamismo y sus contantes caídas a bandas. De hecho, ambos han actuado juntos en la doble punta de ataque en algún que otro encuentro de esta temporada.

Entre los cuatro delanteros natos del equipo acumulan 13 goles. Uche suma seis goles, Álex López y Barreiro llevan tres tantos cada uno y Stéphane tiene dos goles en su casillero. La mejor media goleadora la tiene Barreiro, quien suma un gol cada 182 minutos. En segunda lugar está Uche, con un promedio goleador de un tanto cada 221 minutos. Le sigue Stéphane con un gol cada 438 minutos, y por último, Álex López con una diana cada 631 minutos.

La sequía en los hombres de arriba lleva varias jornadas prolongándose. De hecho, el último nueve en anotar un tanto fue Barreiro en la victoria ante el Valladolid, hace siete jornadas. Cierto es que a los delanteros no sólo hay que juzgarlos por sus goles, pero sí que es evidente que este es el principal factor a analizar. Es innegable que los arietes del Nàstic tienen muchas otras virtudes que sí que están logrando explotar a lo largo de la temporada. Sin ir más lejos, Álvaro Cervera encumbró el encuentro de Álex López y Stéphane en el Carranza de hace dos jornadas. O tampoco hay que olvidar que el primer gol de Tejera ante el Oviedo viene precedido de un movimiento sin balón de extremada influencia de Barreiro.

Cuatro son las finales que afrontan los granas de aquí a final de temporada. Encuentros que se decidirán por pequeños detalles. Estar contundente en el área será un elemento clave a la hora de decantar los encuentros. Nada vendría mejor que en Vallecas se cortará la mala racha goleadora de los hombres de arriba. Lo necesitan. Ven como sus actuaciones son buenas, pero no decisivas. Este próximo viernes visitan un escenario predilecto para el destape. Una victoria aumentaría de manera significativa las opciones por la permanencia. El Nàstic tiene a su favor la excelente racha de siete encuentros consecutivos sin perder lejos del Nou Estadi, tras hacerlo por última vez en la jornada 24 de campeonato ante el Levante.

Comentarios

Lea También