Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La inexplicable expulsión de Fali impide al Nàstic sumar en Elche

El colegiado expulsó al futbolista grana en el minuto 29 por protestar

Jaume Aparicio

Whatsapp
Sory Kaba y Djetei pelean por un balón en el Martínez Valero. Foto: Matias Segarra/Diario Información

Sory Kaba y Djetei pelean por un balón en el Martínez Valero. Foto: Matias Segarra/Diario Información

Una expulsión inexplicable de Fali a los 29 minutos de juego restó muchas opciones de que el Nàstic pudiera encadenar su segunda victoria consecutiva de la temporada. Iglesias Villanueva, asistido por su ayudante, decidió que una protesta del central por una falta rigurosa sobre Sory Kaba era suficiente para romper un partido y dejar en inferioridad numérica al colista de la categoría.

El Nàstic cargó con ese peso durante más de una hora con mucha dignidad y dando la cara siempre. Incluso cuando Iván Sánchez anotaba el 1-0, el equipo mantuvo el tipo. Siguió peleando en busca de un tanto que no llegó pero sí mereció.

Si no lo obtuvo fue en parte por el talento de Edgar Badia. El que fuera ángel de la portería del CF Reus se estrenó con la franjiverde ante el Nàstic. No tardó en demostrar que también puede serlo en el Martínez Valero. Corría el minuto 20 de partido cuando Luis Suárez controló un pase profundo de Thioné, tras recuperación del  propio senegalés. El colombiano aguanta la carga del central ilicitano para hacerse espacio y rematar a portería. La jugada era medio gol. Pero Badia saltó para desviar con la manopla y salvar al Elche del 0-1.

Hubo más acciones salvadoras del meta barcelonés. Con el 0-0, ya en la segunda mitad, volvió a volar el arquero barcelonés para despejar un lanzamiento de falta de Abraham que pedía a gritos el gol.

El Elche aumentó la velocidad de su juego al cuarto de hora de juego. Consciente de que el Nàstic, más allá de la insistencia de Luis Suárez en la presión, no iba a buscarle, se atrevió a arriesgar algo más para acercarse a la meta de Bernabé. Fue ganando metros hasta empezar a asomar por los dominios del arquero andaluz. La primera ocasión llegó con un disparo lejano de Javi Flores que obligó a Bernabé a sacar una mano para evitar el tanto.

Volvió a tenerla el futbolista del Elche minutos después. Mucho más fácil. Iván le mandó un centro milimétrico al área pequeña que Flores cabeceó completamente solo, pero desviado.

Enrique Martín pedía orden desde la banda y Thiouné e Imanol lo imponían sobre el césped. En sus recuperaciones, muchas forzadas por la presión de Luis Suárez, encontró el Nàstic su mejor fórmula para acercarse al área ilicitana.

Pero esa estructura tropezó con un obstáculo insalvable, el árbitro Iglesias Villanueva. El colegiado gallego demostró ser uno de esos árbitros que buscan un protagonismo que nos les pertoca. Lo suyo es arbitrar y dejarse de sandeces. Pero, claro, cuando estás en un escenario como el Martínez Valero y uno de los dos contendientes es el colista, es sumamente fácil intervenir para recoger el papel principal de la película. En un partido plácido. Sin apenas interrupciones se sacó una expulsión de la chistera. Incomprensible.

Como las mínimas protestas del equipo. Ni en el momento, ni tampoco al descanso. Nadie se dirigió al colegiado que abandonó el terreno de juego sacando pecho de una labor patética. Solo Manu Barreiro le increpó tímidamente cuando la tripleta arbitral encaraba ya el túnel de vestuarios.

La expulsión de Fali propició el debut de Mikel Villanueva. El central venezolano reemplazó a Javi Jiménez para recomponer la zaga.

Con diez hombres jugó mejor el Nàstic que se impuso en el campo. Los de Enrique Martín supieron generar más peligro en inferioridad que con once. Los jugadores tarraconenses ganaban todos los duelos. Thiouné e Imanol se imponían en la medular y hacían recular al cuadro franjiverde. El Gimnàstic se permetía el lujo de jugar en la frontal del área ilicitana para en una rápida acción ganar el tiempo y el espacio para que Barreiro golpeara con clase y estrellara el esférico en la cruceta. El Elche descansó con el pitido del árbitro que fue acompañado de las quejas de la afición.

El oxígeno empezó a faltar en las filas granas, al ritmo que los locales incrementaban su presión sobre la portería de Bernabé. Hasta que Iván Sánchez logró irse de Salva Ferrer y poner el 1-0 con un disparo inalcanzable para Bernabé.

Pese a ello, y esto es nuevo, del 2019, el equipo no se dejó ir. Nadie bajó los brazos. Intentaron la épica. Con corazón y cabeza. Buscando el tiempo extra que concede Barreiro cuando descuelga balones como solo él sabe hacerlo. No llegó el gol pero sí la imagen de que este Nàstic luchará hasta el final.

Elche cf. Badia, Gonzalo Verdú, Manuel, Ivan (Karim. 73’), Dani Calvo, Xavi Torres (Benja, 46’), Nacho Gil (Josan, 46’), Sory Kaba, Javi Flores, Juan Cruz y González.

Nàstic. Bernabé, Salva Ferrer, Djetei, Fali, Abraham, Thiouné, Imanol, Pipa (Pol Valentí, 67’), Javi Jiménez (Villanueva, 31’), Luis Suárez (Brugui, 82’) y Manu Barreiro.

Gol. 1-0, Iván Sánchez (60’)

Árbitro. Iglesias Villanueva (C. Gallego). Amonestó a Juan Cruz, Abraham, Luis Suárez, Thiouné, Manu Sánchez y Verdú. Expulsó con roja directa a Fali (29’).

Temas

Comentarios

Lea También