Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La otra Avellana Mecánica

El femenino A del CF Reus da sentido al proyecto que hace dos años inauguró la coordinadora Cristina Becerra. Lleva cinco jornadas sin perder y ocupa la zona alta de la máxima categoría Reportaje | Categoría cadete y juvenil

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
La plantilla del CF Reus femenino A posa en uno de los dos banquillos del Estadi municipal. FOTO: CF REUS FOTO: ALFREDO GONZ�LEZ

La plantilla del CF Reus femenino A posa en uno de los dos banquillos del Estadi municipal. FOTO: CF REUS FOTO: ALFREDO GONZ�LEZ

Ni siquiera el incómodo Vent de Reus, en esas tardes de perros, de frío en las entrañas, impide que el las chicas del CF Reus luzcan la vestimenta rojinegra y se ejerciten en el anexo del Estadi, la casa de ese fútbol base que manejan Iván Taranilla y Marc Carrasco, también Cristina Becerra, la entusiasta coordinadora del fútbol femenino. De momento, el proyecto no escapa de la modestia, aunque no encuentra límites. Se trata de una idea de formación, con tres equipos y 45 jugadoras. Los femeninos A, B y C luchan en categorías de postín, entre alevín, infantil, cadete y juvenil. Las protagonistas defienden los colores rojinegros a capa y espada.

A Olivia, Abril, Mireia, Helena, Zoe, Natalia Fernández, Paula Ransanz, Natalia Rodríguez, Nekane, Aina, Paula Somavilla, Adela, Maria, Nerea y Laura, les costó trazar su camino en esa Primera División cadete juvenil en la que precisan competir cada fin de semana. Las chicas componen el Femenino A del CF Reus, la otra Avellana Mecánica del club, la escuadra femenina referente, con Eliseo Gómez y Manel García como jefes técnicos. Sus primeros pasos en el campeonato presagiaron dificultad, pero el gran espíritu de superación las ha llevado a remontar el vuelo.

Sus últimos registros avalan el trabajo sin desmayo. Acumulan cinco jornadas consecutivas sin perder, con cuatro victorias y un empate. La Avellana Mecánica femenina se ha instalado en la sexta posición de una competición donde se encuentran los mejores equipos del país, entre ellos el FC Barcelona. «Hemos tenido paciencia, no puede ser de otra forma en el fútbol formativo. En el Reus creo que les damos las condiciones para que puedan progresar», asegura Cristina Becerra, que todavía ve margen de mejora en sus chicas. Un nombre propio marca el camino en la actualidad. Maria Subies, la portera del Femenino A cuenta con experiencia en selecciones catalanas y españolas de la categoría. Su techo no existe, ya que «todavía puede mejorar mucho más», aunque las condiciones que enseña invitan a un futuro esplendoroso. Subies y sus compañeras de viaje viven, de momento, en un universo poco proliferado en el país. El fútbol de chicas todavía no ha saltado hacia el nivel que por ejemplo atesora en Estados Unidos, más popular que el mismo fútbol masculino. «Vamos con retraso, aunque en la Liga Iberdrola, los clubs de Primera ya han empezado a ceder sus estadios para sus equipos femeninos», comenta Becerra, esperanzada hacia un futuro mejor.


Un proyecto de continuidad
El Reus apuesta por la continuidad de una propuesta que deberá dar acomodo a las jugadores que suman edad y precisan mejorar la categoría el próximo año. Becerra se encarga de la selección pre-fichajes. Analiza jugadoras de la zona que todavía participan en fútbol siete para hacerles una prueba posterior y dar el visto bueno a su ingreso. El hecho de contar con un primer equipo masculino en el fútbol profesional «también ayuda a que las chicas se sientan atraídas por el club», confirma la coordinadora.

Incluso, algunos de los ídolos rojinegros han sacado tiempo para presentarse en los entrenamientos y compartir un rato con las chicas del femenino. «Se vuelven locas cuando les ven por aquí». El compromiso resulta máximo. En días de partido del Reus, las chicas no faltan a la cita. Cultura de club.

n n n

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También